Quinoa

¿Sabías que la quinoa fue el alimento básico de los Incas durante miles de años? Es originaria de los alrededores del lago Titicaca de Perú y Bolivia. 

Se trata de una semilla con muchas propiedades nutrimentales y por tanto diversos beneficios a la salud:

  • Rica en fibra, magnesio, vitaminas del complejo B, hierro, potasio, calcio, fósforo, vitamina E.
  • Contiene antioxidantes que ayudan a neutralizar los radicales libres.
  • Actúa como antiinflamatorio.
  • Es fuente importante de proteína de origen vegetal. Ideal para personas vegetarianas.
  • Tiene un índice glucémico bajo (53), lo que lo convierte en un alimento recomendado para personas que viven con diabetes.
  • Aporta más del 10% de la ingesta diaria recomendada de vitamina B1, B2 y B6.
  • Es un alimento permitido a las personas intolerantes al gluten.
  • Favorece la salud digestiva.
  • Al tratarse de un alimento rico en fibra y proteína está indicado en dietas de adelgazamiento.
  • Se puede conservar por largos periodos.
  • Es versátil, se puede preparar de muchas formas y la puedes encontrar en distintos productos como el yogurt. 

Hay tres tipos de quinoa: negra, blanca y roja. En general presentan las mismas propiedades nutrimentales. Una taza de quinoa cocida aporta:

  • 222 Kcal.
  • Carbohidratos: 39 g
  • Proteína: 8 g
  • Grasa 4 g
  • Fibra: 5 g
  • Manganeso: 58% de la ingesta diaria recomendada (IDR)
  • Magnesio: 30% de la IDR
  • Fósforo: 28% de la IDR
  • Ácido fólico: 19% de la IDR
  • Cobre: 8% de la IDR
  • Hierro: 15% de la IDR
  • Zinc: 13% de la IDR
  • Potasio: 9% de la IDR

Al igual que el amaranto, es un cereal que ha generado interés por la NASA para ser cultivado en el espacio pues además de nutritivo, es de fácil manipulación y su cultivo presenta adaptabilidad a diferentes condiciones.

2013 fue declarado "El Año Internacional de la Quinua" por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en base a su alto valor nutrimental y potencial para contribuir a la seguridad alimentaria en todo el mundo.

Queso

El queso es uno de los alimentos favoritos de los mexicanos (me incluyo) y tristemente la mayoría de ellos está clasificado como “alimento de origen animal con alto aporte de grasa”, ¿y eso qué? Pues que cada porción (30g) aporta en promedio ni más ni menos qué 100 kilocalorías y 8 gramos de grasa.

Por esta razón me di a la tarea de hacer un cuadrito comparativo con los quesos más consumidos, así podrás elegir de acuerdo a tus preferencias y necesidades.

¿Y el queso crema?

El “queso” crema está considerado como grasa en el Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes. 100g. aporta 354 kcal. y 35g. de grasa.

Los quesos son productos elaborados a partir de la leche cuajada de vaca u otras especies animales. Al ser un derivado de origen animal contiene grasas saturadas pero también es una importante fuente de proteínas, calcio y fósforo por lo que resulta un excelente alimento para niños, adolescentes, deportistas y adultos mayores.

¿Cómo mantener un queso en óptimas condiciones?

  • Lee la etiqueta y revisa si requiere de un cuidado especial.
  • Mantenerlo en refrigeración entre 3º y 6º C.
  • Consérvalo en la parte baja del refrigerador.
  • Una vez abierto guárdalo en un recipiente hermético.
  • No es recomendable congelarlo.

Ahora ya sabes, si estás en régimen, prefiere quesos blancos aunque recuerda que el tamaño de la porción es lo que cuenta.

El Bien Comer es un placer.