Sandía

También conocida como melón de agua, la sandía es una refrescante, dulce, jugosa y colorida fruta originaria de África.

Rica en ácido ascórbico necesario en el tratamiento y prevención de deficiencias en vitamina C, así como para una mayor absorción de hierro. Resulta una excelente opción cuando se está en régimen para perder peso pues contiene mucha agua que provoca rápida saciedad, también, ayuda a las personas con problemas de retención de líquidos y estreñimiento.

Una taza de sandía picada aporta sólo 48 kilocalorías.

Sardinas

¿Quién lo dijera? En tan pequeños pescaditos grandes beneficios. Además de que es un alimento económico y de fácil acceso, las sardinas pueden proveer tu dosis diaria de Omega 3, indispensable para una buena salud cardiovascular.

Las sardinas son ricas en piridoxina, vitamina recomendable en casos de diabetes, depresión y asma.

Su consumo se relaciona con la disminución de malestares articulares en pacientes con artritis, y su alto contenido de vitamina D ayuda a fortalecer huesos y dientes.

Son un excelente alimento para niños, deportistas y embarazadas. Si las consumes en lata, cuida que no estén en aceite para no aumentar su valor calórico. 

Sardinas en aceite

  • Porción: 3 piezas (36 g)
  • Energía: 75 Kcal.
  • Proteína: 8.9 g
  • Lípidos: 4.1 g
  • Hidratos de carbono: 0 g


Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes.

Soya

La soya es una proteína completa que ha sido consumida en países asiáticos hace miles de años. Contiene isoflavonoides, compuestos que están estructuralmente emparentados con los estrógenos (hormonas humanas), por ello se recomienda a mujeres que atraviesan el climaterio ya que puede controlar algunos síntomas.

El uso en niños debe ser con moderación. Trata de encontrar productos que contengan soya no procesada (como el tofu y edamame) y que no haya sido genéticamente modificada.

Lo bueno: Excelente opción para obtener proteínas de origen vegetal, ideal para personas que desean bajar el colesterol LDL o “malo”. Rica en potasio, selenio, vitaminas E y K así como en fibra.

Lo malo: Para algunas personas produce inflamación, flatulencia y es una alimento que fácilmente induce reacciones alérgicas. No apto para personas con problemas de tiroides.

El mito: NO infiere en la fertilidad, ni favorece el crecimiento de mamas.

Soya cocida

  • Porción: 1/3 de taza (57 g)
  • Energía: 98 Kcal. 
  • Proteína: 9.4 g
  • Lípidos: 5.1 g
  • Hidratos de carbono: 5.6 g
  • Fibra: 3.4 g
Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes.

Salmón

 

SALMÓN FRESCO

  • Porción: 30 g
  • Energía: 55 Kcal.
  • Proteína: 6 g
  • Lípidos: 3.2 g
  • Hidratos de carbono: 0

El salmón es fuente importante de proteínas y Omega 3, un tipo de grasa con propiedades antiinflamatorias que ayuda a prevenir enfermedades del corazón, la formación de coágulos, apoplejías, hipertensión, colesterol elevado, Alzheimer, depresión y algunas afecciones cutáneas.

También destaca su contenido en selenio, mineral relacionado en la prevención de cáncer. Contiene importantes vitaminas como la D que promueve huesos y dientes saludables, la B12 ayuda a evitar anemia y la riboflavina o B2, se encarga de liberar la energía proveniente de los carbohidratos.

El salmón se clasifica tradicionalmente como pescado graso o azul, actualmente los podemos encontrar en cualquier época del año, pues la mayoría del que llevas a la mesa proviene de granja.

La Asociación Americana del Corazón recomienda consumir –por lo menos- dos porciones de pescado a la semana.

TIP: Al cocinarlo no retires la piel y evita tenerlo al fuego por mucho tiempo pues la cocción excesiva podría disminuir parte sus propiedades nutrimentales.