Sin apetito ¿es necesario comer?

Seguramente has experimentado falta de apetito e incluso la sensación de asco después de una fuerte competencia o entrenamiento, no te preocupes ya que esto podría ser “normal”.

Si bien es cierto que jamás debes comer sin apetito, esta recomendación no aplica después de practicar ejercicio físico intenso. La alimentación post-ejercicio tiene como objetivo reponer energía, rehidratar, evitar descompensaciones y optimizar el rendimiento deportivo.

Las pocas ganas de comer se deben –principalmente- al papel que desempeñan algunas hormonas mientras nos ejercitamos, estas famosas substancias que segregamos actúan como mensajeros y tienen la tarea de estimular o inhibir distintos procesos del organismo, entre ellos el del apetito.

Otros factores pueden ser:

  • Tipo de entrenamiento (intensidad y duración).
  • Características físicas del corredor (sexo, edad, condición física y grado de entrenamiento).
  • Dietas extremas para perder peso.
  • Poca disponibilidad de alimento al terminar el ejercicio.
  • Trastornos de alimentación.
  • Falta de costumbre.
  • Sobreentrenamiento.
  • Deshidratación.
  • Enfermedad.
  • Uso de medicamentos.
  • Depresión.

En casos extremos la pérdida de apetito resulta perjudicial a la salud, si un deportista no cubre sus demandas de energía puede presentarse disminución de peso, pérdida de masa muscular, fatiga crónica e incapacidad para adaptarse al programa de entrenamiento.

Una correcta alimentación inmediatamente después del ejercicio es fundamental pues la ventana de recuperación es de tan sólo 30 minutos. Durante los primeros 15 minutos es necesario consumir hidratos de carbono para reponer energía y en los siguientes 15 minutos deberás incluir proteína para reconstruir el tejido muscular dañado.

Si eres de los que literal "vive corriendo” y te resulta difícil llevar contigo alimentos preparados opta por prácticas alternativas como:

  • Bebida deportiva (Gatorade) durante el ejercicio y un shake de proteína en polvo después del entreno. Ojo: cuida que tu aporte de proteínas no exceda los 20 gramos por toma.
  • Tetrapak 240 ml. de leche (descremada) con chocolate.
  • Yogur acompañado de fruta, el plátano es una excelente opción para la recuperación.
  • Un puño de nueces, cacahuates, pepitas o almendras y otro tanto de frutos secos (arándanos, orejones, pasitas, ciruela pasa, etc.).

Procura no dejar pasar más de dos horas para realizar tu siguiente comida y no subestimes la rehidratación, al igual que el descanso son fundamentales para una óptima recuperación.

Entendamos que cada deporte y cada persona es distinta por lo tanto, no existe una recomendación nutrimental que aplique a todos por igual, escucha a tu cuerpo y asesórate siempre de forma individual.