¿Se puede correr durante la lactancia?

La lactancia ayuda en el posparto a que el útero regrese a su tamaño original y reduzca el sangrado, esto permite reincorporarnos más rápido al ejercicio. Si la mamá corredora decide amamantar y seguir con un plan de entrenamiento, es necesario que incremente su consumo de líquidos para que la producción de leche sea exitosa.

El ejercicio no altera la calidad ni la cantidad de leche materna, hace algunos años se creía que el sabor de la leche podía cambiar por la producción de ácido láctico, hoy estudios demuestran que sólo se altera cuando la intensidad del ejercicio es muy alta y basta con un par de horas para que regrese a la normalidad.

La lactancia representa la etapa de mayor demanda energética y nutrimental de toda mujer, ya que además de la energía que requiere la madre para conservar la salud, necesita obtener las calorías que contiene la leche así como la energía que demanda la producción de la misma. La mujer durante la lactancia necesita alrededor de 500 kilocalorías diarias adicionales.

Nuestro cuerpo es tan sabio que durante el embarazo se acumula entre 3 y 4 kilos de grasa (aproximadamente 35,000 kilocalorías) con el fin de abastecer esta demanda. No obstante se debe mantener un adecuado suministro de energía proveniente de alimentos de alta densidad nutrimental, es decir, verduras, frutas, tortilla, avena, cereales de granos enteros, leguminosas, carnes roja magra, pescado, semillas y frutos secos.

Todas las mujeres son diferentes y las experiencias durante el embarazo y la lactancia son 100% personales, por lo que la principal recomendación es aprender a escuchar al cuerpo, y considerar que ni el embarazo ni la lactancia son el mejor momento para ponerse metas deportivas y/o estéticas, incluso, grandes maratonistas como Paula Radcliffe y Kara Goucher manifestaron sentir cansancio durante el primer trimestre y reducir sus programas de entrenamiento hasta en un 50%. Ambas corrieron durante el embarazo para sentirse bien, no por competir.

El Bien Comer es un placer.