Antes durante y después de la carrera

Hoy en día, todos los fines de semana te topas con una carrera distinta, esto hace que cada vez haya más corredores. Si bien correr es una actividad fácil de realizar, tiene ciertas peculiaridades que debemos cuidar.

Día previo a la carrera

  • Evita hacer ejercicio intenso, si quieres correr, trota por 20 o 30 minutos.
  • Duerme por por lo menos 8 horas. El secreto está en el descanso.
  • Realiza mínimo 5 comidas durante el día. Si tu carrera es por la mañana, incrementa el consumo de carbohidratos en la cena.
  • Bebe más líquidos de lo acostumbrado. Prefiere el agua simple.
  • Evita la ingesta de bebidas alcohólicas y comidas que puedan provocar malestar intestinal.

El día de la carrera

  • No estrenes. Procura tenis con un mínimo de 15 días de uso y entrenamiento.
  • Si la carrera es de día, no olvides el bloqueador solar.
  • Muévete antes de estirar. Estirar con los músculos fríos puede lesionarte.
  • A ritmo suave, toma el aire por la nariz y suéltalo por la boca.
  • Evita tensión en los brazos. Corre con los puños sin cerrar completamente (como si llevaras un huevo en cada mano).
  • Jamás corras en ayunas.
  • Una hora antes de la carrera deberás comer el último alimento, éste deberá ser muy ligero (plátano, barra de cereal, yogur).
  • No experimentes con productos o alimentos nuevos antes de la competencia.
  • Hidrátate cada 10 o 15 minutos.
  • Nunca te detengas de golpe. Procura bajar tu ritmo cardiaco poco a poco.

Después de la carrera

  • Procura dedicar al menos diez minutos de trote suave y estiramientos.
  • Come inmediatamente terminada la carrera.
  • Procura alimentos ricos en vitamina C y potasio como el kiwi, la naranja y el plátano, esto te ayudará a evitar fatiga muscular y acelerar la recuperación,
  • Sustituye el azúcar por miel.