¿Por qué no hay gordos en Japón?

 Foto: @RicardoZamora

Foto: @RicardoZamora

Al viajar las personas prestan atención a lo que más les interesa, gente, paisajes, moda, shopping, arquitectura, etc. yo -como es de suponer- observo cada detalle de la alimentación del lugar que visito. Además de asistir a todo tipo de restaurantes me gusta conocer los mercados locales así como los supermercados, de esta manera conozco a detalle su cultura y costumbres alimentarias.

Recientemente tuve la oportunidad de viajar a Japón. Es maravilloso la manera en que los japoneses le rinden culto a la comida, de entrada no es bien visto que las personas coman en la calle, lo que hace una gran diferencia en cuanto a higiene, hábitos y costumbres. De acuerdo a un estudio de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, disfrutar los alimentos sentado en la mesa disminuye la posibilidad de ser obeso.

Si bien la obesidad obedece diversos factores como genética, estilos de vida, educación y medio ambiente, Japón tiene la menor tasa de obesidad (4%) de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Independientemente del tipo de alimentos que incorporan a la dieta, considero algunas razones por las que ocupan ese privilegiado lugar:

  1. Las porciones de los alimentos son “normales”, es decir, no existe el tamaño extra grande lo que propicia a comer sólo lo necesario sin caer en gula.
  2. Utilizan palillos en lugar de tenedor, esto permite comer despacio y darle tiempo al cerebro para sentir saciedad en el momento indicado.
  3. Beben mucho té verde. Esta bebida se caracteriza por ser un excelente antioxidante y aliado en la salud digestiva.
  4. Los refrescos de cola no son su bebida favorita. Noté mayor preferencia por el agua saborizada y los tés (con poca azúcar). En general los refrescos  presentan un tamaño -muy- razonable.
  5. Si bien no se caracterizan por tener variedad en verduras y frutas consumen algas marinas las cuales son ricas en fibra que contribuye a aumentar la saciedad.
  6. Están en constante actividad física. Independientemente del deporte que practiquen, los japoneses caminan todo el día y las bicicletas son uno de los principales medios de transporte.

En Japón, el 77% de las personas se sienten seguras al caminar solas por la noche.

Por otro lado, la comida sabe a comida. Aunque muchos de sus platos están condimentados con ajinomoto, alias glutamato monosódico (condimento de mala reputación nutrimental) la calidad de sus alimentos –incluso el fast food- es impecable. Me remonté a la infancia cuando las hamburguesas de TomBoy sabían a carne “real” y la salsa de tomate no era como hoy, azúcar con aditivos.

La esperanza de vida en Japón es muy alta. En el caso de las mujeres es de 86 años, y 79 para los hombres, ¿tendrá algo que ver su bajo índice de obesidad con la longevidad?

¿Qué opinas?

Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos