Grandes bebidas, grandes barrigas

Según cifras de la Secretaría de Salud, la ingesta de bebidas representa la quinta parte de la energía que consumen los mexicanos cada día. Es decir, en la dieta del mexicano promedio (3,200 kcal) 640 kcal. provienen de bebidas azucaradas como refrescos, jugos, aguas coloridas, leche y alcohol.

“Por sólo $2 extra, llévese el vaso de moda con un litro refresco”.

¿Cómo decir no a tan seductora oferta? además, ¡sólo son dos pesos!

En 1992 era más costoso cubrir el requerimiento energético que en 2010. Esto quiere decir que ha aumentado el consumo de alimentos y bebidas de alta densidad energética y poca calidad nutrimental.

Sabías que...

  • Muchos establecimientos de comida rápida proporcionan bebidas con más de la mitad de las calorías que se requieren en todo un día.
  • Según Profeco, en México se consumen más de 450 latas de refresco por persona en un año.
  • La Asociación Americana del Corazón recomienda consumir no más de 450 kcal. de bebidas azucaradas por semana (3 latas).
  • La Organización Mundial de la Salud recomienda que sólo el 10% de las calorías que ingerimos por día provengan de líquidos.
  • La ingesta de bebidas azucaradas provoca mayor aumento de peso que consumir las mismas calorías a través de alimentos sólidos.*
  • Una dieta saludable no requiere de líquidos para satisfacer las necesidades de energía y nutrientes. Beber agua simple es suficiente.
  • Las personas que con frecuencia toman refrescos y bebidas azucaradas consumen más calorías de las requeridas en su dieta.
  • Existen asociaciones claras entre consumo de refrescos y osteoporosis, obesidad, diabetes tipo 2 y otras enfermedades crónicas.**
  • Si eres una persona con sobrepeso, o estás en riesgo de tener enfermedades del corazón o diabetes, debes limitar tu consumo de bebidas azucaradas.
  • El agua simple es la bebida más saludable para satisfacer las necesidades diarias de líquidos.
  • La SSA a través de un comité de expertos elaboró una guía sobre los beneficios y riesgos nutricionales y de salud de varias categorías de bebidas creando la famosa Jarra del buen beber.
  • El consumo de refrescos en México es de los más elevados y su aumento no tiene precedentes en el mundo.

Cuida tu salud, ¡bebe agua simple!

Escucha el podcast: Impuesto al refresco.

Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos