¿Se puede comer sano y barato?

Comer sano barato.jpg

Una de las principales creencias es que comer sano resulta -además de complicado- costoso. En mi opinión, el problema radica en la falta de tiempo y planeación del menú.

Planear las comidas para toda la semana se refleja en la salud y en la cartera, nadie quiere llegar a cocinar después de una larga jornada de trabajo, por tanto, optamos por elegir opciones poco saludables y -muy- costosas.

Para evitar que esto suceda, te comparto algunas recomendaciones que te ayudarán a ahorrar dinero y ganar salud.

  • Planea las comidas de la semana y haz una lista de lo que necesitas comprar, así comprarás solo lo necesario. Puedes apoyarte de aplicaciones para teléfonos móviles.

  • Prefiere verduras y frutas de temporada.

  • Considera que los hoy conocidos como “superalimentos” no necesariamente tienen que ser importados, México cuenta con una gran variedad de ellos.

  • Compara costos. El precio de algunos productos varía de acuerdo al supermercado.

  • Evita hacer compras diarias. Evita tentaciones, mientras más veces visites el mercado, más probabilidad de comprar cosas innecesarias.

  • Prefiere productos de promoción o que estén de oferta.

  • De ser posible, organízate con vecinos o familia y compartan compras por mayoreo.

  • Toma en cuenta que las comidas preparadas son más costosas y calóricas.

  • Compra solo la cantidad de alimento que vas a utilizar, incluso si cuestan menos. ¡No caigas en los famosos 3 x 2!

  • Jamás hagas las compras con hambre.

  • Revisa tu recibo o ticket para ver que no haya errores.

  • Trata de no comprar en tiendas pequeñas.

El Bien Comer es un placer.