Todo es culpa de las hormonas

El típico y molesto comentario “andas hormonal” (que por lo general viene de hombres insensibles) es el resultado del papel que juegan las hormonas. Estas famosas substancias que segregamos actúan como mensajeros y tienen la tarea de estimular o inhibir distintos procesos del organismo, entre ellos el del apetito.

 

Los ovarios producen progesterona y estrógenos los cuales ejercen efectos sobre la nutrición y fisiología de la mujer en general. A lo largo del ciclo menstrual (que no sólo refiere los días de sangrado) la mujer presenta variaciones tanto su composición corporal como en la forma de comer.

Durante la fase lútea (después de la ovulación) el requerimiento energético, es decir las calorías que tenemos que consumir, aumenta del 10 al 14%, ¡ya ven! los antojos durante el –odioso- Síndrome Pre Menstrual (SPM) tienen su razón de ser.

¿Y qué hay del aumento de peso?

Durante el SPM entre 40 y 90% de las mujeres nota que los pantalones se encojen, esto se debe a un edema (hinchazón) causado por la acumulación de líquido. Este molesto edema puede representar más de un kilogramo de peso.

Subibaja hormonal durante el ciclo menstrual

La recomendación es mantener una correcta hidratación, aumentar el consumo de fibra, evitar alimentos ricos en sodio como conservas, sal o embutidos y limitar aquellos que alteren tus niveles de azúcar en sangre como las pastas, pan blanco, pastelillos o dulces.

Moduladores hormonales naturales

Los alimentos color café contienen lignano, un fitoquímico encargado de imitar la acción de ciertas hormonas en el cuerpo, tiene efectos anti-inflamatorios y es muy recomendado para tratar los síntomas pre-menstruales. También, disminuyen los niveles de azúcar en sangre y ayudan en las funciones generales de la piel, uñas y cabello.

Fuentes: semillas de calabaza, chía, linaza, ajonjolí, centeno, soya, brócoli, frijoles y nueces.

Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos.