Lactancia

Hoy en día son menos las madres que alimentan a sus hijos con leche materna. Según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (ENSANUT) hubo un descenso en lactancia materna exclusiva en menores de 6 meses de 7.9 puntos porcentual.

Amamantar no solo resulta benéfico para el bebé, también lo es para la madre. Además de brindarle la mejor nutrición, lo protege contra agentes patógenos, previene futuras enfermedades, brinda seguridad y fortalece la relación mamá e hijo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda alimentar al bebé exclusivamente de leche materna durante los primeros seis meses de vida, mientras esto ocurre no le des de beber otros líquidos, ni agua ni jugos y menos infusiones. Por la seguridad de tu bebé, no apliques el té de anís que tanto recomienda la abuela.

La producción de leche es determinada de acuerdo a las necesidades del bebé, resulta “rara” la mamá que no produce la suficiente. Por lo general esto sucede cuando no permiten al bebé mamar a libre demanda, si no hay estimulación, no hay producción.

5 mitos sobre la lactancia

  1. Amamantar duele. En un principio se presenta un dolor “tolerable” y este desaparece a los pocos días.
  2. No tengo leche. Toda mujer está en la capacidad de lactar. Es necesario ser paciente y dejar que el bebé muestre su instinto de alimentación.
  3. Tengo poca leche. A mayor succión, mayor producción.
  4. La leche después de cierto tiempo se convierte en agua. Falso.
  5. La leche de fórmula es más completa. La leche materna es el mejor alimento y no se puede comprar con ningún otro alimento. Además es el confort ideal para el bebé.
El Bien Comer es un placer.