¿Cómo almacenar correctamente los alimentos?

Cada cosa en su lugar

 

Además de ahorrar espacio, aprender a almacenar correctamente los alimentos nos permite garantizar su inocuidad, es decir, que estén libres de agentes patógenos causantes enfermedades.  

 

 

Dentro de el refrigerador

  • Las carnes frescas (pollo, pescado, carne, etc.) se conservan mejor en la parte más fría del refrigerador, es decir en la parte inferior.
  • El yogur y la leche van en la charola media.
  • Los lácteos se deben conservar en su propio recipiente o en una jarra bien tapada.
  • Procura los quesos y las carnes frías dentro de un cajón de humedad controlada que por lo general está en la parte media, o bien puedes utilizar un recipiente hermético.
  • Coloca los alimentos preparados en recipientes herméticos en la parte superior (donde circula mejor el aire).
  • Para conservar el sabor y textura de los vegetales, colócalos en el cajón inferior destinado para ello.
  • Las puertas son el lugar menos frío, por lo que en ellas se recomienda guardar aderezos, mantequilla, condimentos y bebidas.

La temperatura del refrigerador deberá estar entre 4 y 6 ºC y la del congelador a menos de 0 ºC. Verifica periódicamente las temperaturas.

Es de suma importancia conservar la cadena de frío en los alimentos. No es recomendable mantener más de dos horas a temperatura ambiente (32 ºC) productos que requieran refrigeración como pescados, aves, carnes, mariscos, lácteos, etc.

Tip: Cuando realices las compras, procura incluir al final los productos refrigerados o congelados, y al llegar a casa procura que sea lo primero que guardes.

Dentro de la alacena

  • Procura que tu alacena no esté en un lugar donde atraviesen los rayos de sol o que guarde humedad, preferentemente deberá estar en un lugar obscuro y donde circule el aire.
  • Coloca los productos en base al orden de necesidad. Así siempre tendrás a la mano los de mayor uso.
  • Ordena los productos por caducar hasta delante, y los nuevos hasta atrás.
  • Una vez que abras paquetes vuélvelos a cerrar utilizando pinzas o (si el paquete original está dañado) recipientes herméticos. También, puedes aprovechar el uso de estos contenedores para almacenar alimentos a granel como semillas (frijol, arroz, lenteja), nueces, pasta, jamaica, avena, amaranto, etc.

Si bien comprar por mayoreo te ayuda a ahorrar dinero, considera qué el lugar de almacenamiento sea adecuado (fresco y seco), que haya suficiente espacio y que no esté próxima la fecha de caducidad del producto.

Recomendaciones generales

  • Es necesario cubrir los alimentos crudos o cocidos para protegerlos de insectos, roedores, animales domésticos y el polvo.
  • Recuerda  lavar la fruta o verdura antes de consumirla.
  • Permite que circule el aire dentro del refrigerador, al saturarlo imitamos el aire.
  • Revisa las instrucciones de almacenamiento en la etiqueta de los productos, no olvides que éstos sólo se mantiene frescos durante el tiempo que viene indicado en la misma.
El Bien Comer es un placer.