Mitos y realidades sobre la alimentación

El pan integral “engorda” menos que el blanco

Falso. Los dos aportan las mismas calorías y en ocasiones el integral un poco más. La diferencia entre ambos está en la cantidad de fibra. El pan elaborado a base de granos enteros llega a aportar 4 veces más fibra que el pan blanco.

La toronja “quema grasa”

Falso. No existe ningún alimento que tenga el poder “quema grasa”. Esta jugosa fruta es rica en fibra, lo que facilita la digestión y aumenta la saciedad.  

Comer entre comidas ¿te hace subir de peso?

Depende. Si bien los expertos recomiendan realizar 5 comidas por día, hacerlas con gran cantidad de alimento sí propicia el aumento de peso. Las colaciones deberán aportar entre el 10 y 15% del total de tu ingesta calórica.

La sal “engorda”

Falso. La sal es un ingrediente culinario libre de calorías. Su aporte de sodio contribuye en la retención de líquidos, razón por la cual se cree que “engorda”.

Los vegetales congelados son igual de nutritivos que los frescos

Cierto. Ambos tienen las mismas propiedades, aunque en ocasiones los vegetales congelados ofrecen mayor valor nutrimental. Las verduras y frutas congeladas se procesan poco tiempo después de ser recolectadas, por lo tanto conservan más elementos útiles.

El pan tostado “engorda” menos que el fresco

Falso. El pan tostado tiene las mismas propiedades nutrimentales que el fresco pero cuando se tuesta, se deshidrata, se vuelve más duro y requiere mayor masticación, por lo tanto, provoca mayor saciedad.

Beber mucha agua ayuda a perder peso

Falso. Lo único que promueve la pérdida de peso es una menor ingesta calórica, es decir: comer menos. Probablemente el mito se debe a que beber agua previo a los alimentos produce rápida saciedad, lo que conduce a comer menos y por lo tanto una posible pérdida de peso.

Los jugos deben de tomarse recién exprimidos

Cierto. Cuanto menor sea la exposición al aire, altas temperaturas y la luz solar, mejor. Aunque cabe mencionar que éstos no pierden el 100% de sus vitaminas si se beben horas después. 

La miel no engorda

Falso. Tanto el azúcar como la miel están compuestos principalmente por azúcares simples y se clasifican bajo la misma categoría en el Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes. 

Dos cucharaditas de azúcar aportan 33 Kcal. y la miel 43. La única diferencia es que ésta última puede llegar a tener más nutrientes que el azúcar.

Combinar frutas engorda

Falso. El aumento de peso sólo se da al incrementar la ingesta calórica, es decir al comer de más.

Se puede tener esta creencia pues la gente que acostumbra a combinar fruta lo hace en los famosos “cocteles” a los cuales además de fruta -en exceso- añaden ingredientes como calóricos como nueces, crema batida, miel, etc.

El Bien Comer es un placer