Dietas Detox

Uno de los propósitos de año nuevo con mayor demanda es perder peso. Hoy en día existen en el mercado cientos de remedios mágicos y dietas milagro para combatir al monstruo de la culpa ocasionado por los excesos cometidos en las festividades decembrinas. Uno de ellos son las famosas “dietas detox”.

Soy muy radical en cuanto a este tipo de dietas. Para mi, simplemente ¡no funcionan! Si bien estoy consciente que hoy en día estamos mayormente expuestos a elementos tóxicos contenidos en los alimentos y en el ambiente, la evidencia que existe sobre las dietas de desintoxicación es anecdótica, no científica.

Las funciones depurativas del organismo se obtienen de forma natural y continua siempre y cuando se mantenga una dieta correcta acompañada de hábitos saludables.

Para restablecer el organismo de forma saludable es necesario comenzar por dejar a un lado la culpa, depurar malos hábitos e incluir alimentos benéficos para este fin, ¿cómo? A través de estos sencillos consejos:

1.- Inicia el día con un jugo verde

Los jugos verdes son un rico concentrado de vitaminas, minerales, enzimas y fibra, pero para que estos hagan su labor depurativa, deberás:

  •  Incluir dos o más verduras verdes por cada vegetal o fruta de color.
  • Utilizar verduras y frutas frescas (no enlatadas, en almíbar, ni en conserva).
  • Si el vegetal lo permite, moler con cáscara (bien lavado) y sin colar.
  • Beber inmediatamente después de prepararse.

2.- Aumenta la frecuencia de comidas

Desintoxicar el cuerpo no significa pasar hambre. De acuerdo al International Journal of Obesity, comer cada 3 o 4 horas está relacionado con la disminución de la obesidad y el riego de enfermedades metabólicas.

3.- Despídete de los polvos blancos

Si bien no hay alimentos bueno ni malos, las harinas refinadas, el azúcar y la sal deberán guardarse durante tu plan de desintoxicación, así que olvídate de incluir galletas, tortillas de harina, bollos y pasteles por un tiempo.

4.- Incluye más fibra

La fibra ayuda a depurar el organismo y a mejorar la digestión. Incluye entre 25 y 30 gramos por día, las principales fuentes alimentarias son: verduras, frutas, frijoles, habas, lentejas, garbanzo, tortilla de maíz y cereales integrales.

5.- No te olvides de la proteínas

Prefiere huevo, pechuga de pollo o pavo y pescado como proteína de origen animal. Limita el consumo de carnes rojas (a menos que sean cortes magros como la falda de res o el lomo de cerdo). Aumenta el consumo de leguminosas (frijol, haba, lenteja y garbanzos).

6.- Suma vegetales en todas tus comidas

Los vegetales que ayudan al organismo a depurar toxinas por su alto contenido de fibra, substancias protectoras y antioxidantes son: Cebolla, ajo, brócoli, coliflor, col, cilantro, perejil, berros, alcachofa, betabel, frutos rojos, manzana, papaya y piña.

7.- Ojo con las grasas

Las grasas permitidas son aguacate, nueces de cualquier tipo (sin freír ni sal añadida) y porciones moderadas de aceites de origen vegetal como el de oliva, maíz, canola, soya, girasol y cacahuate.

8.- Incorpora probióticos

El suministro de probióticos está considerado como una posible alternativa para restablecer irregularidades de la flora intestinal relacionadas con el sobrepeso y la obesidad.

Sabías que después de una temporada de excesos se reduce la cantidad y diversidad  bacteriana del intestino, alteración que predispone aumento de peso.

9.- Antes y después de comer: Té verde

Las catequinas (un tipo de antioxidante) contenidas en esta deliciosa bebida poseen propiedades antiinflamatorias que ayudan a proteger a las células del daño causado por los radicales libres.

10.- Mantén una adecuada hidratación

¿Limpieza sin agua? ¡Imposible! Lo mismo sucede con nuestro organismo. Aumentar el consumo de agua natural no sólo es necesario para una adecuada circulación de nutrimentos, también lo es para limpiar toxinas.

Ninguna bebida sustituye los beneficios del agua simple.

11.- ¡Muévete en cualquier momento!

Investigaciones recientes demuestran que permanecer sentado por más de tres horas (incluso si haces ejercicio) provoca que el flujo sanguíneo disminuya, esto reduce la eficiencia de los procesos biológicos de nuestro organismo, lo que se traduce en un metabolismo lento.

12.- Disfruta el Bien Comer

El sentimiento de culpa al comer no favorece en nada a tu plan. Un buen “detox”  siempre debe ir acompañado de pensamientos positivos.

 

Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos.