Distintos tipos de "leche"

Una de las preguntas que con mayor frecuencia me hacen es sobre el consumo de leche, ¿cuál es la mejor?, ¿debemos seguir tomando leche en edad adulta?, ¿engorda menos beber lechadas? Si bien la leche genera muchas dudas (y falsas creencias) me centraré en explicar la diferencia entre la leche de vaca y las lechadas vegetales.

Comencemos por aclarar algo y ¡a las cosas por su nombre! no todas las bebidas que encuentras en el pasillo de leche son leche. La Real Academia Española (RAE) define leche como el líquido blanco que segregan las mamas de las hembras de los mamíferos para alimento de sus crías, por ende la de almendras, soya, coco, arroz, etc. son lechadas, no leche.

Entre tanta variedad de leches y lechadas resulta difícil al consumidor entender cuál es la mejor, aunado a dietas de moda (con vago sustento científico)  que limita el consumo de leche de vaca y promueve (con vago sustento científico) el de lechadas.

Cabe mencionar que no tengo nada en contra de las lechadas, éstas también tienen su lado bueno, lo que pretendo con este post es plasmar las propiedades de cada una para que elijas la que más se adecúe a tu gusto, necesidad y criterio.

Vaca

Nutrimentalmente es la más completa. La leche de vaca aporta proteínas de alto valor biológico, es decir proteínas que tienen una mejor absorción y síntesis en el organismo, calcio, magnesio y fósforo, nutrimentos indispensables para la salud ósea.

Los contras que puede llegar a tener es si eres intolerante a la lactosa, aunque hoy ya puedes encontrar en el mercado leche deslactosada que aporta la misma calidad nutrimental y es fácil de digerir para quienes la leche les cae pesada.

Qué tiene un vaso con leche

Arroz

Es una bebida muy noble ya que el arroz se considera hipoalergénico, pero es poco nutritiva, a menos que esté adicionada con vitamina D, calcio y B12.

Los contras: Tiene escaso aporte de proteína y para muchos el sabor resulta poco agradable. No recomendable para personas que viven con diabetes ya que este tipo de bebida tiende a tener niveles más altos de carbohidrato que otras lechadas.

Procura marcas con poca azúcar ya que en su mayoría son ricas en hidratos de carbono proveniente de azúcares añadidos.

Soya

De todas las alternativas vegetales, la soya es la que tiene mejor aporte de proteína, es una buena alternativa para vegetarianos, personas con alergia o intolerancia a la lactosa.

Los contras: Personas con problemas de tiroides, gota y niños deberán moderar el consumo de soya.

Si te gusta la leche de soya, asegúrate que sea baja en azúcares añadidos y esté fortificada con vitamina A, D y calcio.

Almendras

Lechada baja en calorías y rica en vitamina E. Buena opción para vegetarianos y personas intolerantes a la lactosa.

Los contras: Costosa, pobre en proteína y algunas marcas le adicionan mucha azúcar. Personas con problemas de tiroides deben consumirla con moderación pues las almendras son un alimento bociógeno (bloquean la ingesta de yodo) necesario para el buen funcionamiento de la glándula tiroidea.

Revisa el etiquetado y elige aquellas que estén adicionadas con vitamina D, calcio y B12.

Coco

La lechada de coco es parecida a la de vaca pero sólo en consistencia ya que nutrimentalmente aporta menos proteínas y éstas no tienen la misma biodisponibilidad.

Los contras: Si bien al tipo de grasa (MCFAs) contenida en el coco se le atribuyen ciertos beneficios a la salud, no deja de ser grasa (saturada) y por tanto hay que limitar su consumo.  

Existen en el mercado dos tipos de lechadas de coco ¡no te confundas! La crema de coco aporta mucha grasa (40g) y es utilizada para cocinar, revisa la etiqueta nutrimental y elige aquella que en el empaque dice “Bebida de coco” pues aporta mucho menos grasa y azúcar que la crema de coco. 

Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos.