Intolerancia a la lactosa

El pasado 1 de junio se conmemoró el Día Mundial de la Leche, durante esta celebración se busca reconocer la importancia de este alimento. La intolerancia a la lactosa genera muchas dudas, por lo que me di a la tarea de escribir sobre este padecimiento.  

Comencemos por entender que la lactosa no es el demonio. Se trata de un tipo de azúcar, el principal hidrato de carbono contenido en la leche de todos los mamíferos, ¡así es! la leche materna tiene lactosa.

La lactosa también es utilizada en la industria alimentaria como endulzante y como sustrato para la fermentación, se encuentra (además de lácteos) en productos como chocolates, mermeladas, pasteles, pastas, dulces, sopas, salsas, aderezos, cereales procesados, embutidos, suplementos alimenticios, productos para personas que viven con diabetes y alimentos para mascotas.

¿Sabías que la lactosa sólo tiene el 20% del poder edulcorante que tiene el azúcar de mesa?

¿Qué significa intolerancia a la lactosa?

Que el cuerpo no puede digerir fácilmente este tipo de azúcar, su causa es la escasez de una enzima producida por el intestino delgado llamada lactasa. Ser intolerante a la lactosa no es peligroso pero los síntomas (gases, inflamación, náuseas y diarrea) son muy molestos.

Los síntomas tienden a aparecer entre 30 minutos y dos horas después de consumir lácteos (cuando llegan al colón). El nivel de intolerancia depende de la cantidad de lactosa que se ingiere, no todas las personas con malabsorción refieren molestias físicas. La intensidad y frecuencia de los síntomas depende de muchos factores, como la cantidad y tipo de lácteo ingerido, la edad, la raza, o la existencia de otras enfermedades digestivas como cirugía del intestino delgado, infecciones (mayormente vistas en niños), celiaquía o la enfermedad de Crohn.

¿Cómo saber si tengo intolerancia a la lactosa?

Es muy fácil que se llegue a confundir este padecimiento con otras enfermedades como colon irritable o enfermedad celíaca. Para lograr un diagnóstico efectivo, es necesario realizar exámenes clínicos: prueba de sangre para intolerancia a la lactosa, prueba de hidrógeno en el aliento opH de las heces.

Si soy intolerante a la lactosa, ¿debo dejar los lácteos?

No. Afortunadamente, hoy en día existe una amplia disponibilidad de leche deslactosada, la cual permite nutrir y cubrir el requerimiento diario de calcio en cualquier etapa de la vida.

Cabe mencionar que la mayoría de las personas intolerantes pueden tomar hasta media taza de leche sin presentar síntomas. También, puedes incluir cápsulas/ pastillas de lactasa (la enzima que ayuda a digerir la lactosa) para cuando quieras darte un gustito con los quesos.

¿Sabías que mientras mayor sea el contenido de grasa en un lácteo, menor es el contenido de lactosa?

Lactosa en algunos alimentos

Recuerda leer las etiquetas nutrimentales pues como lo comenté, muchos productos no lácteos tienen lactosa. 

El Bien Comer es un placer.