Vacaciones "all you can be"

Recientemente tuve la oportunidad de visitar un centro vacacional donde el concepto es “todo incluido” con bebida y comida al por mayor. Independientemente de que mis ojos siempre están en el qué, dónde y cuánto comer, confieso que me quedé atónita de ver la cantidad de comida que puede ingerir una sola persona, dejando claro que el organismo no sólo satisface su necesidad biológica, sino también su parte emocional, sociocultural y psicológica.

Los conceptos “All you can eat”, “Buffet” ó “Self service” no son los favoritos para los dietistas. El factor psicológico de “comida gratis” influye de tal manera que aunque sientas saciedad sigues comiendo, tener los alimentos a libre disposición resulta para muchos una irresistible tentación. Queremos consumir el doble de lo que pagamos para sentir que “ganamos” aunque lo único que se gana son kilos de más y un fuerte cargo de conciencia.

Al ver esos platos desbordantes, comencé en mi ocio a sacar cuentas de las calorías que cada persona gasta y consume en promedio por día en un resort.*

  • 3 comidas más snacks (que se los dan todo el día)  un aproximado de 3,500 kcal.
  • Bebidas azucaradas y alcohol durante todo el día un aproximado de 1,500 kcal.

Total = 5,000 kcal por día.

Si consideramos un gasto energético basal (energía que tu cuerpo necesita para realizar las funciones básicas de supervivencia) de 1,500 kcal., el resultado es un consumo extra de 4,000 kcal. por día.

Considera que:

  • Por cada 7,000 kcal. no gastadas, se acumula un kilo de grasa corporal.
  • Por cada hora de elíptica gastas un promedio de 350 kcal.

*Cada persona tiene un requerimiento y consumo calórico distinto.

Ojo. No consideré actividad física, ya que no vi a nadie siquiera nadar.

Recomendaciones cuando visites un buffet:

  • Considera el buffet como una degustación. Come poco, pero de varios platos.
  • Recorre todos los platillos antes de elegir lo que piensas servirte, no se trata de comer lo más light, pero tampoco estas obligado a probar todo.
  • Comienza por la barra de ensaladas.
  • Elige un lugar apartado de la mesa de buffet, mientras más retirado estés, menos tentación tendrás.
  • Mastica lentamente cada bocado, 15 veces es lo recomendado para conservar la sensación de saciedad y una buena digestión.
  • No llenes el plato, es mejor levantarse por más comida si es que aún sigues con apetito.
  • Elige preparaciones al horno, en salsa, a la parrilla, asadas o al vapor y evita aquellas que vengan con quesos derretidos, fritas, capeadas o empanizadas.
  •  Si comes postres, procura la fruta como alternativa.
  • No desperdicies comida.

No llegues a comer hasta el hartazgo, evita la molesta sensación que te da al comer de más y no te permite realizar otras actividades (famoso mal del puerco). Vale más tu salud que lo que pagaste por ese buffet.

Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos.