La comida tradicional mexicana no engorda

Comida Mexicana No Engorda.jpg

México goza de gran biodiversidad y por tanto de una inmensa -y deliciosa- gastronomía. Sin embargo, hemos hecho a un lado muchos de sus platillos por miedo a ganar peso o empeorar nuestros niveles de colesterol. La cocina tradicional mexicana no es tan engordante como se cree, por el contrario, la mayoría de sus platos son equilibrados y muy nutritivos.

TLACOYOS

OJO: Los tlacoyos de chicharrón aportan el doble de grasa y calorías.  

OJO: Los tlacoyos de chicharrón aportan el doble de grasa y calorías.  

Los tlacoyos de haba o de frijol son un excelente alimento pues aportan ingredientes de alta densidad nutrimental. Tanto el maíz como las leguminosas contienen sustancias bioactivas con efecto antioxidante e hipocolesterolémico, es decir que disminuye los niveles de colesterol LDL o “malo”.  Son ricos en fibra, lo que ayuda a mantener estables los niveles de azúcar en sangre y a regular el tránsito intestinal, además la combinación maíz- leguminosa construye proteínas de buena calidad.

Para obtener todos los beneficios antes mencionados, es necesario que los comas asados o al comal, no fritos.

Recomendaciones

  • Acompáñalos con ensalada, algunas opciones: aguacate, quelites, nopales o zanahoria rallada.
  • La salsa (preferentemente cruda) mejora la biodisponibilidad del hierro.
  • Son una excelente opción para colación de media mañana o media tarde.
  • Cambia la crema ácida por jocoque o queso cottage.
  • Prefiere queso fresco, de canasto o panela. Considera que al gratinarlos aumentará considerablemente su aporte de grasa y calorías.

POZOLE

Ojo. Los rábanos contienen yodo, nutrimento para el buen funcionamiento de la glándula tiroides.

Ojo. Los rábanos contienen yodo, nutrimento para el buen funcionamiento de la glándula tiroides.

Temido por algunos, amado por muchos. El pozole cumple con las recomendaciones del Plato del Bien Comer pues aporta los tres grupos de alimentos (verdura, cereal y proteína). Es fuente de energía, fibra y antioxidantes que ayudan a prevenir el daño oxidativo al que estamos expuestos, sobretodo en Ciudad de México.

Recomendaciones

  • Si estás cuidando la línea, sirve más caldo, menos granos y mucha lechuga.
  • Procura que sean proteínas magras como pechuga de pollo o si es de puerco, que sea sin cuerito.
  • No dejes a un lado el orégano, es un poderoso antioxidante que ayuda a atacar parásitos intestinales y aliviar el malestar gastrointestinal.
  • Modera el consumo de tostadas y prefiere aquellas que son horneadas.
  • Sustituye la crema ácida por jocoque o aguacate.

CHILES RELLENOS

El chile poblano es muy bajo en calorías y rico en vitamina C, potente antioxidante que -entre otras cosas- fortalece el sistema inmunológico y hace que se absorba mejor el hierro de los alimentos. También, aporta provitamina A que ayuda a las células de los ojos, dientes, huesos y piel. Generalmente se rellena de queso y se bañan en salsa de jitomate. Se suele acompañar de arroz y/o tortillas de maíz, lo que lo vuelve un platillo completo y equilibrado.

APORTE NUTRIMENTAL

Ojo. Otras opciones de relleno ligero son: atún a la mexicana, frijoles (sin manteca) o camarones.

Ojo. Otras opciones de relleno ligero son: atún a la mexicana, frijoles (sin manteca) o camarones.

Recomendaciones:

  • En lugar de freír, hornea los chiles.
  • Si estás en régimen de adelgazamiento prefiere chiles sin capear, así reducirás más de 200 calorías calorías y 20 g de grasa.
  • Considera que 1 de taza de arroz equivale a 3 tortillas de maíz, ¿qué prefieres?
  • Al bañarlo de salsa roja aumenta su poder antioxidante.
  • Si decides utilizar grasa, prefiere aceites vegetales como el de canola, maíz u olivo y evita la manteca.
El bien comer es un placer.

Este texto lo escribí para el suplemento Menú de El Universal.