Las peores dietas

Depositphotos_183509818_original.jpg

“Primero muerta que gorda”, ¿te suena? La desesperación por perder peso nos puede llevar a cometer malas decisiones sobre nuestra alimentación y estilo de vida.

Se tiene la errónea idea que para perder peso es necesario someterse a dietas inapetentes, extremas y costosas. El bien comer es un placer (mi frase favorita) y una dieta correcta no debe ser aburrida y mucho menos restrictiva, debe incluir los tres grupos de alimentos del plato del bien comer (verduras, fruta, cereales, tubérculos, leguminosas y alimentos de origen animal).

Una dieta correcta no tiene por qué ser restrictiva.

Las dietas de moda jamás serán una solución a largo plazo. Siete de cada diez adultos mexicanos tiene kilos de más, por tanto, resulta un excelente negocio vender dietas prometedoras que lo único que adelgazan es tu cartera. Una pérdida excesivamente rápida no es sana ni realista. Cuida tu salud y evita charlatanerías.

Dietas hipocalóricas

La mayoría de las dietas de moda son dietas hipocalóricas, es decir, que aportan menos de mil calorías. El objetivo de estas dietas es reducir las calorías, no importa qué comas pero sí cuánto. Por lo general se trata de dietas sin supervisión, son desequilibradas y pueden provocar desnutrición, fatiga, estreñimiento, piel seca, pérdida de cabello, intolerancia al frío y cambios emocionales.

Dieta de la toronja

Reducir tallas va más allá de masajes o alimentos “quema grasa”. Esta dieta promete perder ¡8 kilos en 7 días! Una pérdida de peso saludable es de 500 g a 1 kilo por semana. La toronja es rica en fibra, lo que facilita la digestión y aumenta la saciedad pero ojo porque el jugo de toronja puede interactuar con algunos medicamentos como:

  • Estatinas (para bajar el colesterol)

  • Nifedipina (para la hipertensión)

  • Ansiolíticos (buspirona)

  • Antiarrítmicos (amiodarona)

  • Antihistamínicos (fexofenadina)

Dieta cero carbohidratos

Aunque para muchas personas resulta más cómodo eliminar alimentos que moderar porciones, cualquier dieta que excluya algún grupo de alimentos puede resultar perjudicial a la salud.

Los carbohidratos (glucosa) son los encargados de suministrar energía al cuerpo (principalmente al cerebro), cuando se eliminan de la dieta el organismo comienza a utilizar la grasa como energía (en el mejor de los casos) y a producir glucosa a partir de  tus músculos, esto provoca -entre otras cosas- deshidratación y pérdida muscular, por lo que bajas mucho de peso pero no necesariamente pierdes grasa. Provocan cansancio, mareo y náuseas.

Este tipo de dietas no son para cualquier persona, deben ser a corto plazo, vigiladas y prescritas por un profesional.

Dieta “Detox”

Consiste en tomar jugos o un solo tipo de alimento durante uno o más días para "supuestamente" limpiar al organismo y depurar toxinas. Son dietas desequilibradas y con poca variedad de alimentos. Provocan hambre, ansiedad, debilidad, fatiga, hipoglucemias y en ocasiones desmayos.

La evidencia que existe sobre este plan de alimentación es anecdótico, no científico. Los encargados de depurar toxinas del organismo no son los jugos ni los productos milagro, son los riñones, el hígado, la piel, el sistema linfático, las mucosas y el sistema digestivo, por lo tanto el mejor “detox” se logra al depurar malos hábitos y al mantener en buen estado al organismo.

Ver video: ¿Cómo hacer un "detox" saludablemente? 

¿Cuándo desconfiar de una dieta?

  • Promete reducir más de 1 kilo por semana

  • Omite algún grupo de alimentos

  • Consta de un solo alimento

  • Promueve ayunos prolongados

  • Prohíbe mezclar alimentos

  • Aporta menos de mil calorías

  • Se acompaña de pastillas misteriosas

Este texto lo escribí para El Universal