Niños bien nutridos

Mantener una dieta correcta no es cosa difícil, simplemente es cuestión de hábitos, ¿recuerdas cómo aprendiste a andar en bicicleta? Una vez tomado el equilibrio, difícilmente caes. Lo mismo sucede con la alimentación.

Conservar buenos hábitos de alimentación y realizar actividad física diaria son la clave para que nuestros pequeños se sientan en óptimas condiciones y realicen sus actividades escolares con más ganas.

¿Cómo lograrlo? Te comparto 10 útiles consejos:

  1.  Disfruta los alimentos. No etiquetes frente a tus hijos la comida como “buena o mala”, todos los alimentos aportan algún nutrimento, de no ser así dejarían de serlo.
  2. Procura realizar las comidas en familia. Comer acompañado de nuestros seres queridos también nutre el corazón.
  3. Haz del desayuno la comida más importante del día. Si tu hijo es de los muchos niños que no amanece con hambre, créale la necesidad ¿cómo? Comienza poco a poco a introducir alimento hasta que se vuelva un hábito, no te des por vencida ¡es posible!
  4. Procura gran variedad en los alimentos. Platos coloridos, frutas de distinto tamaño, verduras en diversas formas… Contamos con una gran variedad de opciones para convertir la comida en un momento divertido.
  5. No quieras modificar hábitos de un día a otro, recuerda que “pequeños cambios, grandes diferencias”.
  6. Aprende a distinguir entre aquellos alimentos que aportan mayores beneficios a tu salud de los que no.
  7. No prohibas alimentos, mejor evita tener en casa comida rica en sodio, azúcar y grasas saturadas.
  8. Procura verduras y frutas en cada comida. La recomendación es consumir 5 porciones por día.
  9. Considera qué mas de la mitad de nuestro peso es agua por lo tanto una buena hidratación es indispensable. Acostumbra a tus pequeños a beber agua simple desde pequeños.
  10. La alimentación comienza por la boca, por lo tanto es necesario tener una correcta higiene bucal. Enseña a tus hijos el hábito de cepillar los dientes después de cada comida.
El Bien Comer es un placer.