Riesgos de las dietas libres de gluten

Dieta sin gluten.jpg

Las dietas libres de gluten o “gluten free” se han puesto de moda pues se tiene la -errónea- idea de que al dejar de comerlo se pierde peso y se gana salud. La promoción a este tipo de alimentación se debe a diversos factores, entre los que destaca la cobertura social y de los medios tradicionales, un poderoso marketing y testimonios de famosos sobre los supuestos beneficios.

Un dato: Los trastornos relacionados con el gluten, como la enfermedad celíaca y la ataxia del gluten, son enfermedades raras que afectan a menos del 1% de la población.

Las únicas personas que no deben consumir alimentos con gluten, son aquellas que tienen enfermedad celíaca, así mismo, deben limitarlo (no eliminarlo) aquellas con sensibilidad a la glicoproteína o que padecen enfermedades autoinmunes como diabetes mellitus tipo 1, tiroiditis, psoriasis, enfermedades hepáticas autoinmunes, entre otras.

Considera que la única persona autorizada a dar un diagnóstico es el médico a través de distintos estudios, no de nutriólogos o Health Coaches por simple sospecha.

Reducir sustancialmente o eliminar los alimentos que contienen gluten de la dieta puede tener efectos negativos tanto para la salud como para la economía, algunas de sus desventajas:

  • Deficiencia nutrimental. Muchos alimentos libres de gluten no están enriquecidos y pueden ser deficientes en distintos nutrimentos, como ácido fólico, hierro, niacina, riboflavina y tiamina (vitaminas del complejo B).

  • Falta de fibra en la dieta.

  • Dietas ricas en sodio y grasa. La composición nutricional de los productos procesados sin gluten han demostrado tener niveles más altos de grasa, grasas trans, proteínas y sal en comparación con sus contrapartes que contienen gluten.

  • Falta de proteína. Suelen tener un menor aporte de proteína que los alimentos tradicionales.

  • Inflamación. Algunas de las féculas utilizadas en sustitución de harina tradicional, llegan a ser más inflamatorias que el mismo gluten.

  • Consumo excesivo de carbohidratos. A diferencia de lo que se cree, los alimentos sin gluten no son “light” y sí aportan carbohidratos.

  • Son alimentos mucho más costosos. Se estima que los productos sin gluten son 242% más caros que los normales.

  • Son dietas difíciles de llevar pues no solo el pan y la pasta son gluten. El gluten también se esconde en muchos otros productos como salsa de soya, cerveza, suplementos vitamínicos, algunos medicamentos e incluso los bálsamos labiales.  

La enfermedad celíaca requiere manejo nutricional de por vida, no es una moda ni un plan de alimentación para la pérdida de peso. Si crees padecer sensibilidad al gluten, es mejor consultar a un médico antes de cambiar la dieta.

Este texto lo escribí para el suplemento Menú de El Universal.