Índice glucémico

No todos los carbohidratos tienen el mismo efecto para elevar los niveles de glucosa en sangre, por ejemplo, 30 g de pan blanco no elevan de igual forma la glucosa que 30 g de manzana, este hecho fue reconocido en la década de los ochenta y para cuantificarlo se creó una medida conocida como índice glucémico (IG). También se les conoce como carbohidratos de rápida o lenta absorción.

El IG se divide en:

  • Alto (rápido): 70 o más.
  • Moderado: Entre 56 y 69
  • Bajo (lento): Menor a 55

Factores que afectan el IG de los alimentos:

  • Fibra, grasa y proteína contenida en los alimentos y platillos.

  • Nivel de maduración de las frutas y verduras.
  • Grado de cocción de los alimentos (consumo cocido o en crudo) y método de preparación.
  • Rapidez para consumir los alimentos.
  • Masticación.

Conocer el IG de los alimentos puede resultar útil, sobretodo para personas que viven con diabetes, cabe destacar que no se trata de carbohidratos buenos o malos, simplemente serán indicados bajo diferentes circunstancias, por ejemplo, un deportista después del entrenamiento deberá elegir alimentos de alto IG. por otro lado, existen alimentos de alto valor nutrimental (como la avena cocida) que son de alto IG. La clave está - como siempre- en variar la dieta y cuidar el tamaño de la porción.

OJO. El IG sólo indica la velocidad con la que el alimento eleva la glucosa en sangre y nada tiene que ver con la cantidad de hidratos de carbono que contiene. No existe un plan de alimentación que funcione por igual para todas las personas que viven con diabetes. Las recomendaciones siempre deberán ser personalizadas.

Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos.