¿Qué es el síndrome metabólico?

Síndrome poco conocido pero muy padecido.

El síndrome metabólico (SM) refiere un conjunto de alteraciones metabólicas que unidas pueden causar más daño que si se presentaran en forma individual. Aumenta el riesgo de desarrollar algún tipo de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2. El cuadro incluye1:

  • Circunferencia de cintura mayor o igual a 90 cm en hombres y 80 cm en mujeres.
  • Glucosa en ayuno mayor 100 mg/dl.
  • Triglicéridos elevados (mayor a 150 mg/dl.)
  • Colesterol HDL menor a 40 mg/dl. en hombres y 50 mg/dl. en mujeres.
  • Presión arterial mayor o igual a 130/85 mmHg.

Al presentar tres de estos factores, ya se puede diagnosticar la existencia de SM. La obesidad abdominal es la principal precursora clínica.

Antes se hablaba de pacientes con SM alrededor de los 50 años, ahora el grupo de riesgo está situado en torno a los 35. Esto a consecuencia de los malos hábitos adoptados desde la infancia y escasa actividad física.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

  • Sobrepeso u obesidad.
  • Alteraciones en la glucosa sanguínea.
  • Antecedentes familiares de diabetes, hipertensión y ateroesclerosis.
  • Sedentarismo.
  • Tabaquismo.
  • Alcoholismo.
  • Mal manejo del estrés.

Cifras que se atribuye al SM: 

  • 6-7% de todas las causas de muerte.
  • 12-17% de muerte por enfermedad cardiovascular.
  • 30-50% de muerte por diabetes mellitus.

El tratamiento integral para pacientes con SM consiste en:

  • Modificar estilo de vida.
  • Mantener una dieta correcta.
  • Aumentar la actividad física.
  • Visitar periódicamente al médico.

 

1Alberti KG, Diabet Med, 2006;23:469

2Ford E. Diabetes Care 28:1769–1778, 2005

 

 

Índice glucémico

No todos los carbohidratos tienen el mismo efecto para elevar los niveles de glucosa en sangre, por ejemplo, 30 g de pan blanco no elevan de igual forma la glucosa que 30 g de manzana, este hecho fue reconocido en la década de los ochenta y para cuantificarlo se creó una medida conocida como índice glucémico (IG). También se les conoce como carbohidratos de rápida o lenta absorción.

El IG se divide en:

  • Alto (rápido): 70 o más.
  • Moderado: Entre 56 y 69
  • Bajo (lento): Menor a 55

Factores que afectan el IG de los alimentos:

  • Fibra, grasa y proteína contenida en los alimentos y platillos.

  • Nivel de maduración de las frutas y verduras.
  • Grado de cocción de los alimentos (consumo cocido o en crudo) y método de preparación.
  • Rapidez para consumir los alimentos.
  • Masticación.

Conocer el IG de los alimentos puede resultar útil, sobretodo para personas que viven con diabetes, cabe destacar que no se trata de carbohidratos buenos o malos, simplemente serán indicados bajo diferentes circunstancias, por ejemplo, un deportista después del entrenamiento deberá elegir alimentos de alto IG. por otro lado, existen alimentos de alto valor nutrimental (como la avena cocida) que son de alto IG. La clave está - como siempre- en variar la dieta y cuidar el tamaño de la porción.

OJO. El IG sólo indica la velocidad con la que el alimento eleva la glucosa en sangre y nada tiene que ver con la cantidad de hidratos de carbono que contiene. No existe un plan de alimentación que funcione por igual para todas las personas que viven con diabetes. Las recomendaciones siempre deberán ser personalizadas.

Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos.

Leche y diabetes

Leche y diabetes.jpg

Erróneamente se cree que las personas que viven con diabetes o prediabetes deben limitar el consumo de leche por tratarse de un alimento rico en hidratos de carbono (carbohidratos), pero ¿sabías que el consumo regular de lácteos se asocia con un menor riesgo de diabetes? Por otro lado, uno de los aspectos clave en el control y la prevención de la diabetes es la pérdida de peso corporal, y los lácteos han mostrado tener un efecto positivo para el control del mismo. 

¿Por qué la leche es un buen alimento para personas que viven con diabetes?

Si bien es cierto que la leche aporta hidratos de carbono, se trata de carbohidratos de índice glucémico bajo, lo que ayuda a mantener estables los niveles de glucosa en sangre.

Diversos estudios han demostrado asociaciones inversas entre las concentraciones sanguíneas de calcio y vitamina D, la ingestión de productos lácteos y el desarrollo del síndrome de resistencia a la insulina y diabetes tipo 2.

  • Se ha observado que el consumo de leche en un periodo corto incrementa la secreción de insulina y disminuye la resistencia a la insulina, posiblemente porque las proteínas animales aumentan la concentración de aminoácidos de cadena ramificada en sangre.
  • Existe evidencia que apoya que los ácidos grasos contenidos en la los lácteos pueden actuar como factor protector frente a la diabetes tipo 2.
  • Es un alimento rico en magnesio, mineral que tiene un papel clave en la regulación de los efectos de la insulina y en la captación celular de glucosa mediada por la insulina, lo que sugiere que un mayor consumo de magnesio puede relacionarse con la reducción de la diabetes mellitus tipo 2.
  • Incluir lácteos es una manera fácil de consumir calcio, vitamina D y proteínas de alta calidad.

Tengo diabetes, ¿cuál es la mejor leche?

La leche descremada, baja en grasa o light es buena opción. Una taza en promedio aporta 95 calorías, 9 gramos de proteína, 12 de carbohidratos y sólo 2 de grasa. Otra opción es la leche adicionada con fibra pues produce una menor respuesta insulínica.

Si eres intolerante a la lactosa puedes optar por la leche deslactosada light y si no te gusta el sabor dulce que tiene la leche deslactosada, hoy ya puedes encontrar en el mercado leche sin lactosa, mismo sabor que la leche convencional pero con 30% menos lactosa.

Las Guías Alimentarias y de Actividad Física en Contexto del sobrepeso y la obesidad de la población mexicana, publicadas por la Academia Nacional de Medicina de México y la Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomiendan el consumo de 2 porciones de productos lácteos en una dieta equilibrada.

Leer: Importancia de los lácteos en la alimentación diaria

 

Detox y diabetes

Resulta difícil hacer recomendaciones sobre “dietas de desintoxicación” cuando en lo que debemos poner énfasis es en dietas para NO intoxicarnos.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) las dioxinas contenidas en los alimentos (particularmente en los de origen animal) pueden provocar problemas a la salud, afectar el sistema inmunológico, interferir con procesos hormonales y de ese modo, llegar a provocar cáncer. Algunas señales con las que el cuerpo se manifiesta para indicar que algo no está bien son: cansancio, caída del cabello, mal olor, cambios de ánimo, dolores de cabeza, pérdida de apetito, estreñimiento y enfermedades recurrentes.

Los encargados de depurar toxinas del organismo no son los jugos ni los productos milagro que anuncian en distintos medios de comunicación, son los riñones, el hígado, la piel, el sistema linfático, las mucosas y el sistema digestivo, por lo tanto el mejor detox se logra al depurar malos hábitos y al mantener en buen estado al organismo.

Hígado

Es el órgano interno más grande del cuerpo, filtra alrededor de 1.5 litros de sangre por minuto. Entre sus principales funciones está la de capturar substancias químicas presentes en la sangre, neutralizarlas y desecharlas sin riesgo a través de bilis y riñones.

¿Cómo cuidarlo?

Evita sobrecargarlo con medicamentos, alcohol y exceso de proteína. Procura alimentos que ayuden a nuestro organismo a producir glutation, antioxidante encargado de ayudar al hígado a deshacerse de toxinas. Algunos alimentos precursores de glutation es el huevo, la leche y el ajo.

Tip: la proteína de suero de leche (whey protein) tiene un alto nivel de cisteína (precursor del glutation).

Riñones

Los riñones son importante para la limpieza y desintoxicación, ya que filtran la sangre (200 litros al día) mediante la eliminación de toxinas y materiales de desecho de la sangre.

Niveles altos de glucosa en sangre provoca la formación de piedras en el riñón, esto daña las células renales, y a diferencia de las hepáticas, no se pueden regenerar, por lo que las células restantes tienen que trabajar mucho más para poder filtrar las sustancias de la sangre.  

¿Cómo cuidarlo?

Bebe suficiente agua (por lo menos 2 litros diarios) y mantén estables los niveles de glucosa en sangre y presión arterial. No te auto mediques.

Sistema linfático

Actúa como el sistema de drenaje del cuerpo al filtra y elimina los desechos. Sin él, los sistemas cardiovascular e inmunológico comenzarían a fallar.

¿Cómo cuidarlo?

Mantén estables los niveles de glucosa, disminuye el consumo de grasas saturadas, alimentos paquete, evita polvos blancos (sal, azúcar y harina refinada) y aumenta el consumo de alimentos vegetales, en especial de leguminosas (haba, lenteja, frijol, garbanzo).

Sistema digestivo

Cumple con la importante función de transformar los alimentos en pequeñas moléculas para que el cuerpo pueda usarlos como fuente de energía, y para formar y alimentar a las células.

¿Cómo cuidarlo?

Consume entre 25 y 30 g de fibra diariamente a través de vegetales, leguminosas y cereales de grano entero. Incluye probióticos, bebe por lo menos 2 litros de agua natural, evita el consumo de grasas saturadas.

Tip: Realiza una prueba de sensibilidad alimentaria y de alergia para determinar qué alimentos pudieran afectar tu digestión.

Alimentos “detox” para personas que viven con diabetes

  • La canela está indicada para personas con problemas de resistencia a la insulina pues mejora el metabolismo de la glucosa y reduce la respuesta insulínica a la ingesta de carbohidratos.
  • Vegetales de hoja verde. Espinaca, kale, perejil, verdolagas, quelites, etc. Tienen mucha fibra y pocas calorías.
  • Cítricos. Kiwi, limón, fresas, moras, frambuesas, guayaba, brócoli y chile.
  • Leguminosas.Son un -excelente- alimento de bajo índice glicémico, son ricas en fibra y proteína de origen vegetal (no aportan grasa saturada).
  • Tomate. Excelente antioxidante, ayuda a prevenir el daño celular.
  • Aguacate. Rico en vitamina E, ayuda a mantener estables los niveles de glucosa en sangre, hidrata la piel y sus ácidos grasos protegen al corazón.
  • Pescados grasos. Salmón, sardinas, atún fresco y arenque.
  • Oleaginosas. Nueces, almendras, cacahuates naturales (no fritos ni de tipo japonés), semillas. Ricas en magnesio. Estudios muestran una estrecha relación entre una dieta rica en magnesio y la prevención y manejo de trastornos como hipertensión arterial, cardiopatías y diabetes.
Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos.

¿Cuáles son los indicadores básicos para mantener una buena salud?

Glucosa capilar en ayuno

Esta prueba se realiza para conocer los niveles de glucosa en sangre con el fin de descartar la posibilidad de padecer diabetes.

  • Nivel óptimo: Menor a 100 mg/dL.

  • Pre diabetes: Entre 100 y 125 mg/dL.

  • Diabetes: Mayor a 126 mg/dL.

Presión arterial

Esta prueba mide la fuerza con la que trabaja nuestro corazón. En la lectura de la presión arterial se utilizan dos valores, sistólica y diastólica. Generalmente, se escriben uno arriba del otro.

  • Nivel óptimo: 120/80 o menos

  • Hipertensión: 140/90 o más

Índice de cintura/ cadera

Esta prueba la puedes realizar en casa, muestra como esta distribuida tu grasa corporal.

Para averiguar el índice cintura/cadera, se divide la medida de la cintura por la medida de la cadera. Un índice cintura/cadera superior a 1 indica un incremento del riesgo cardiovascular.

Mitos relacionados con la diabetes

Existen muchos mitos en relación a esta enfermedad. Conoce la verdad sobre algunos de ellos:

Se asustó y le dio “la diabetes”

Falso. Se tiene esta creencia porque al percibir una emoción fuerte nuestro cuerpo libera adrenalina. La adrenalina es una hormona contrarreguladora de la insulina, es decir inhibe la función de la insulina, por lo tanto sube el nivel de glucosa/ azúcar en el organismo.

Esta situación no provoca diabetes en una persona sana, pero muchas personas que ya padecen la enfermedad y no lo saben, manifiestan los síntomas clínicos después de una situación estresante.

Las píldoras de nopal “curan” la diabetes.

Falso. No existe “ningún medicamento” que desaparezca la enfermedad.

Lo que sí, es que el nopal es rico en fibra y disminuye los niveles de glucosa en sangre. Disfrútalo crudo, asado, cocinado o en jugo.

¿Se permite comer fruta a las personas con diabetes?

Sí. Las frutas aportan vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra a la dieta, por lo que no están excluidas en la alimentación de las personas con diabetes. La clave -al igual que cualquier otro alimento- está en no excederse.

Lo que afecta los niveles de glucosa en sangre es la cantidad total de hidratos de carbono ingeridos, no el tipo de alimento. Si bien las frutas poseen azúcares, también poseen nutrimentos importantes en la dieta diaria. Prefiérelas frescas y con cáscara.

¿Si me inyecto insulina me quedo ciego?

Falso. Es uno de los mitos más temidos por los pacientes, y razón por la cual prefieren tener descontrolados los niveles de glucosa que inyectarse.

Se tiene esta creencia a raíz de que muchos pacientes ya padecían retinopatía o algún tipo de patología ocular antes de detectar la enfermedad.

Lo único que puede producir ceguera es el mal control de la diabetes. La insulina mantiene estables tus niveles de azúcar en sangre y por lo tanto mantiene un buen control de la diabetes.

La diabetes se cura

Tristemente no es así. La diabetes es una enfermedad crónico degenerativa y no tiene cura. Puedes controlarla a través de una dieta correcta, actividad física y la toma de medicamentos o en su caso el suministro de insulina.

Cambiemos el rumbo de la Diabetes

Que tire la primer piedra aquel que no haya googleado síntomas para tratar de “adivinar” qué enfermedad tiene antes de visitar al médico.

En 2014 , Janssen realizó una encuesta entre pacientes con diabetes tipo 2 (DT2) de Argentina, Brasil, Colombia, Guatemala y México, para conocer los mitos que aún existen sobre la enfermedad. De ahí el interés por convocar al primer Encuentro Latinoamericano 2015 “Diabetes T2 en la era Digital” con el fin de desmitificar y educar a través de contenido fiable y de calidad en redes sociales.

De acuerdo con los resultados de la encuesta y la opinión de los asistentes al Encuentro, los mitos más recurrentes entre la población latinoamericana son:

1. La diabetes se cura. Falso. La diabetes es una enfermedad crónica, es decir no tiene cura. Se puede controlar a través de un buen monitoreo, dieta correcta, actividad física y la toma de medicamentos, o en su caso el suministro de insulina.

2.-  Hay dos tipos de diabetes. Una peor que otra. Falso. Existen tres distintos tipos de diabetes y ninguna es “peor” que otra.

DIABETES T1

  • Ocurre cuando el páncreas no produce insulina. 
  • La causa exacta se desconoce. Lo más probable es que se trate de un trastorno autoinmune que produce una destrucción progresiva de las células del páncreas.
  • Generalmente se presenta en niños, adolescentes o adultos jóvenes.
  • El tratamiento es a través de insulina.
  • Afecta alrededor del 5 al 10% de las personas con diabetes.

DIABETES T2

  • Ocurre cuando el páncreas aún produce un poco de insulina, pero el cuerpo no la puede utilizar bien. 
  • Se presenta con más frecuencia en personas que tienen antecedentes genéticos, sobrepeso y son inactivas.
  • Puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común después de los 40 años aunque hoy en día está aumentando en los niños, especialmente aquellos con sobrepeso.
  • Generalmente el tratamiento es con dieta y tratamiento farmacológico.
  • Afecta alrededor del 90 al 95% de las personas con diabetes.

DIABETES GESTACIONAL

  • Afecta durante el embarazo.
  • Generalmente desaparece cuando el bebé nace.
  • Suele presentarse en mujeres con sobrepeso o herencia genética.

3. La medicina alternativa puede sustituir al tratamiento médico. Falso. De acuerdo al estudio realizado por Janasen, los pacientes con DT2 consideran que la medicina alternativa, el ejercicio y la dieta son un reemplazo de los medicamentos recetados. El 25% de los encuestados considera que el uso de medicina alternativa es suficiente para controlar la enfermedad.

4. Una persona con diabetes está destinada a sufrir. Falso. Las personas que viven con diabetes y tienen un adecuado control de la enfermedad (monitoreo, uso de tratamiento farmacológico, dieta, actividad física, visitas al médico) pueden mantener una buena calidad de vida.

5. Todos debemos vivir como pacientes con diabetes. La realidad es que con o sin diabetes, todos debemos estar educados para lograr un estilo de vida saludable.


La educación y el compartir experiencias abre camino en el entendimiento de la diabetes.

El ABC de la Diabetes

Según datos de la Federación Internacional de Diabetes (FID), uno de cada 11 adultos tiene diabetes, es decir, esta enfermedad afecta actualmente a más de 415 millones de personas en el mundo y si no se detiene, se estima que para 2040 habrá 642 millones de personas viviendo con la enfermedad. 

En México se encuentra entre las primeras causas de mortalidad. Más de 10 millones de personas la padecen pero el 60% no lo sabe y el 80% de los enfermos recibe un tratamiento inadecuado.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 identifica a 6.4 millones de adultos con diabetes, es decir 9.2% de la población adulta. Afecta a 14 de cada 100 hombres y 19 de cada 100 mujeres y aunque no tiene cura, sus complicaciones se pueden prevenir.

¿Qué es la diabetes?

La Diabetes ocurre cuando el cuerpo no produce suficiente insulina o si las células no pueden usar la insulina en forma apropiada, lo que hace que la glucosa se acumule en la sangre provocando que el cuerpo no funcione correctamente.

En el cuerpo, los alimentos que comemos van al estómago donde se digieren y se convierten en glucosa sanguínea. La glucosa sanguínea también se conoce como azúcar en la sangre.

La sangre lleva la glucosa a las células del cuerpo donde se convierte en la energía que necesitamos día a día. Sin embargo, la glucosa no puede entrar en las células por sí sola. El páncreas produce una hormona llamada insulina que ayuda a la glucosa a entrar en las células.

Tipos de diabetes

Diabetes Tipo 1

  • Ocurre cuando el páncreas no produce insulina.
  • Generalmente se presenta en niños, adolescentes o adultos jóvenes.
  • El tratamiento es a través de inyecciones de insulina todos los días.
  • Afecta alrededor del 5 al 10% de las personas con diabetes.

Diabetes Tipo 2

  • Ocurre cuando el páncreas aún produce un poco de insulina, pero el cuerpo no la puede usar bien.
  • Precedida por una etapa larga de pre-diabetes.
  • Se presenta con más frecuencia en personas que tienen sobrepeso y son inactivas.
  • Puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común después de los 40 años.
  • Actualmente está aumentando en los niños, especialmente aquellos con sobrepeso.
  • Generalmente el tratamiento es con un plan de alimentación, pastillas o a veces con inyecciones de insulina.
  • Afecta alrededor del 90 al 95% de las personas con diabetes.

Diabetes gestacional

Es una clase especial de la diabetes tipo 2, algunas mujeres embarazadas desarrollan este tipo de diabetes pero generalmente desaparece cuando el bebe nace.

Por lo general se da en mujeres con sobrepeso o herencia genética.

Factores de riesgo DT2

  • Sobrepeso.
  • Miembros de la familia que tienen diabetes.
  • Tener más de 40 años de edad.
  • Hacer poca actividad física.
  • Haber tenido diabetes gestacional o por lo menos un bebé que pesó más de 4 kg. al nacer.
  • Presión arterial alta.
  • Niveles anormales de colesterol HDL está bajo el nivel de triglicéridos está alto.

Tú puedes prevenir o retrasar el comienzo de la diabetes tipo 2. Realiza -por lo menos- 30 minutos diarios de actividad física, evita el sobrepeso y recuerda realizar una prueba de glucemia capilar en ayuno por lo menos dos veces al año.

Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos.

Amarga realidad

Cada 14 de Noviembre se conmemora el Día Mundial de la Diabetes. Fue instaurado por la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1991 como campaña de concientización sobre la enfermedad.

Durante los últimos años en México se ha incrementado el número de personas que padecen diabetes y actualmente figura entre las primeras causas de muerte en el país.

Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (ENSANUT) 9.2% de los adultos en México han recibido ya un diagnóstico de diabetes aunque existe evidencia que el número de personas con la enfermedad podría ser del doble. 

Mi experiencia como Promotora de Salud confirma que existe un gran número de mexicanos que padece diabetes y no lo sabe, ¿por qué? porque además de no contar con una cultura de prevención (chequeos) tampoco tienen protección en salud (seguro) y las personas se “acostumbran” a vivir con la enfermedad por lo que no es hasta que sufren alguna grave consecuencia cuando “tienen” que acudir al médico y son diagnosticadas con la enfermedad. 

La diabetes no te da de un día a otro, si bien es una enfermedad multicausal existen factores de riego prevenibles como:

  • Sobrepeso y Obesidad. Una pérdida de 10 kilos de peso contribuye a reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 hasta en un 50%.
  • El sedentarismo. La recomendación de actividad física diaria para un adulo es de 30 minutos.
  • El tabaquismo. Fumar contribuye al desarrollo de enfermedades cardiovasculares las cuales propician la diabetes tipo 2.

Otros factores de riesgo:

  • Hipertensión (TA > 140/90 o tx antihipertensivos)
  • Colesterol HDL <40 mg/dl
  • Historia familiar de enfermedad cardiovascular prematura
  • Edad: Hombres mayores a 45 años y mujeres mayores a 55 años

En México, el 80% de los enfermos de diabetes recibe un tratamiento inadecuado. Urge reforzar campañas de prevención y control, educar a la población y orientar a todas aquellas personas que ya padecen la enfermedad. 

Por otro lado, debemos dejar de estigmatizar y de creer que las personas que padecen diabetes están con los días contados, que se quedaran ciegas y sufrirán por el resto de sus vidas, entendamos que la diabetes no es curable pero bien cuidada te permite gozar una buena calidad de vida. 

Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos.