¿Qué es el queso tipo petit suisse?

Seguramente has notado que en el refrigerador de los yogures hay unos pequeños botecitos -generalmente- de llamativos colores con un “tipo yogur” espeso, dulce y que resulta del agrado de la mayoría de los niños (y adultos), pues no se trata de yogur, se trata de queso tipo petit suisse.

Es un producto lácteo a base de fruta y leche, a pesar de su nombre, su origen no es suizo, sino francés. Se obtiene por la coagulación de la leche, a la que se le retira lentamente el suero para conseguir esa consistencia suave y untable que tanto le gusta a los pequeñitos.

Ahora, la pregunta del millón, ¿es una golosina o en realidad aporta nutrimentos importantes en la dieta de los niños?

La receta original (antes utilizada) del queso tipo petit suisse solía contener más de 40% de su peso en grasa, no obstante, hoy existen en el mercado versiones ligeras y mucho menos grasosas. En cuanto al azúcar, en su mayoría no aportan más de 5 gramos de azúcar añadida por porción.

En conclusión, los quesos tipo petit suisse sí pueden figurar en la dieta habitual de los niños, son ricos en calcio y están adicionados con vitamina D.

Leer: ¿Cómo preparar un saludable refrigerio escolar?

Referencia: Revista del Consumidor 2014. Quesos tipo Petit Suisse. PROFECO 

 

5 Nutrimentos que toda mamá debe vigilar

Si bien ningún nutrimento es más importante que otro, existen algunos que cobran mayor relevancia durante el crecimiento y desarrollo de los niños.

Vitamina A

Fortalece el sistema inmunológico, esencial para la buena visión, mantiene en buenas condiciones piel y mucosas. También participa en el apetito y el crecimiento del niño.

Fuentes: leche entera fortificada, yema de huevo, aceite de pescado, verduras color naranja y amarillo.

Vitamina C

Interviene en la reconstrucción de los tejidos, importante para la reparación de fracturas y la cicatrización de heridas, ayuda a la absorción de hierro y contribuye a desarrollar resistencia a las infecciones y reacciones alérgicas.

Fuentes: verduras y frutas frescas: cítricos, fresas, kiwi, tomates, brócoli, melón, espárragos.

Hierro

Es un mineral que se encuentra en cada célula del organismo y es esencial para transportar oxígeno y energía a todo el cuerpo.

Fuentes: carnes, leguminosas (frijol, haba, lenteja, garbanzo), frutas deshidratadas, huevo, cereales fortificados.

Calcio

Esencial en la formación de huesos y dientes sanos, así como en la coagulación y en la contracción y relajación muscular.

Fuentes: lácteos, tortilla de maíz nixtamalizada, amaranto, boquerones, sardinas y charales.

 

Zinc

Es un mineral básico para el crecimiento, el fortalecimiento del sistema inmunológico y la cicatrización. Ayuda en la formación de enzimas con funciones de gran importancia como la digestión.

Fuentes: carnes, huevo, cereales fortificados, germen de trigo, nueces, almendras y semillas.  

 

Este texto lo escribí para: www.alimentaelfuturo.com

Qué hacer cuando los niños no quieren comer

Que lance la primer piedra la mamá que no le ha tocado batallar con la inapetencia de su hijo.

Comencemos por entender que las etapas de crecimiento de los niños tiene distintas necesidades nutrimentales, y por tanto el pequeño no siempre tendrá el mismo apetito además, cuando se es niño, descubrir el mundo es es más importante que comer. 

Desde el primer año de vida los niños pueden comenzar a presentar preferencia, repele e incluso fobia a ciertos alimentos. No te preocupes, ¡esto es totalmente normal! aunque cabe mencionar que también el rechazo a la comida puede llegar a ser “maña” para captar la atención de los adultos, si les funciona, es probable que sigan utilizando este mismo método una y otra vez lo que provoca que el adulto utilice tácticas poco efectivas (premios, gritos, castigos, chantajes o amenazas) derivadas de la desesperación. Esto se convierte en un círculo vicioso pues el niño comienza a manipular cuando observa a los padres angustiados y descubre que la alimentación juega para ellos un enorme valor.

Recomendaciones:

  • Antes que nada y para descartar alguna enfermedad o intolerancia, verifica con el pediatra si su peso corresponde a su talla y edad.
  • No te aferres ni te angusties. Sé paciente.
  • Evita mostrar preocupación hacia su inapetencia.
  • Procura tener el mismo horario de comidas del niño.
  • Dale la importancia que merece el acto de sentarse a la mesa “a comer” (no pantallas, juegos o iPads).
  • Para asegurar una mejor nutrición elige alimentos fortificados.
  • Ten a la mano verduras y frutas de color atractivo.
  • Si el pequeño está inapetente evita colaciones poco nutritivas (galletas con relleno cremoso, frituras o golosinas).
  • La leche de vaca es un gran alimento después del primer año de edad, además de que está fortificada con calcio, vitamina D y A, aporta nutrimentos básicos para su buen desarrollo.
  • Siempre deberás considerar sus gustos y preferencias.
  • Pon horarios de comida. Si el pequeño no quiere comer respeta su inapetencia pero sé firme y no ofrezcas alimentos hasta la siguiente hora de comida.
  • Predica con el ejemplo y come “de todo”.

 

Este texto lo escribí para: www.alimentaelfuturo.com

 

¿Cuánta agua debe beber un bebé?

 

¿Sabías que de los 3.6 kilogramos que pesa en promedio un recién nacido, cerca de 2.7 kilogramos son agua?

La mayoría de las mamás desconoce que la cantidad de agua que debe beber un pequeño depende de la edad, y a los bebés menores de 6 meses no es necesario darles agua, sólo necesitan leche materna, a no ser que estén enfermoscon fiebre o diarrea- y el médico así lo indique.

La capacidad gástrica de un menor de 6 meses es pequeñísima, y si le damos agua, podemos ocasionar que pierda el apetito, en consecuencia, puede haber dificultades en su desarrollo y crecimiento.

A partir de los 6 meses de edad, -o 5 kilogramos de peso- se recomiendan 750 ml. diarios de líquidos, incluyendo leche de continuación y agua potable

¿Puede un niño comer lo que quiera?

¡Déjalo! A esa edad pueden comer de todo

Existen muchos mitos en relación a la alimentación de los niños, se cree que en esta etapa podemos comer de todo y en las cantidades deseadas; un niño con limitaciones es mal visto ante nuestra sociedad. Se piensa que “niño llenito” es un “niño sanito”. La realidad es que los hábitos (buenos y malos) se forman desde el día uno en cualquier persona.

Comenzamos a manipular a nuestros padres a través de la comida desde bebés: Llora el niño y lo primero que hace la mamá es meterle el biberón ignorando si el llanto en realidad es por hambre.

Poco después, en la etapa preescolar (3 a 5 años), la velocidad de crecimiento disminuye y la necesidad de alimento también, pierden interés por la comida y sólo comen por hambre no por apetito, prefieren jugar y descubrir el mundo, entonces ¿Por qué insistimos en que el niño coma de más?

Llegando la etapa escolar (6 a 11-12 años), ya son capaces de tomar decisiones y los amigos cobran gran importancia, pero aún más su gran compañera “la televisión” y el bombardeo publicitario de comida chatarra a su máximo esplendor, actualmente los niños tienen mayor acceso al conocimiento y mayor independencia, esta característica es una de las razones por la que los menores tienen mucha más capacidad de decisión, y por lo tanto son blanco directo de la publicidad.

Aunque en esta etapa existen muchos factores que influyen en la alimentación, se siguen formando hábitos,

Niños entre 10 y 13 años de edad con sobrepeso, corren mayor riego de tener que cargar durante toda la vida con adiposidad, y aproximadamente un 80% de ellos serán adultos obesos.

Necesitamos promover hábitos alimentarios positivos desde que el niño nace. Los alimentos no son buenos ni malos, simplemente tienen ocasiones, y recuerda que el responsable de la alimentación del menor es el adulto que lleva la comida a la mesa y es el quien decide “que”, pero el niño “cual” y “cuanto” comer.

El Bien Comer es un placer.

 

 

Un saludable regreso a clases

¡Se acabaron las vacaciones! Es momento de que nuestros pequeños regresen a la rutina y reanuden buenos hábitos, para ello te comparto algunas recomendaciones básicas de alimentación y estilo de vida saludable.

Barriga llena, corazón contento

Jamás jamás jamás salgan de la casa sin desayunar. Se trata de la primer carga de energía después de -al menos- 8 horas sin recibir alimento. El desayuno le da a nuestros pequeños energía y nutrimentos esenciales para un buen rendimiento físico y mental.

Si perteneces al club de los que “dicen” no tener tiempo para desayunar, los licuados son una excelente opción. Para que tu licuado sea un desayuno completo, debe incluir un alimento de cada grupo del Plato del Bien Comer, es decir, fruta de temporada, avena o amaranto (cereal) y leche (alimento de origen animal). Puedes agregar una cucharadita de miel.

¿Se vale sustituir la leche por alguna lechada vegetal?

Respuesta rápida: No. La leche de vaca es un alimento completo con muchos beneficios nutrimentales. Los niños que beben lechadas (arroz, coco, almendra) tienen niveles más bajos de vitamina D que los que beben leche de vaca. Según un nuevo estudio publicado en el Canadian Medical Association Journal por cada vaso de leche de vaca que es sustituido por una lechada disminuye hasta en 5% los niveles de vitamina D en sangre.

Hábitos saludables desde el carrito de supermercado

Tener paquetes jumbo de golosinas, botanas, galletas y pastelitos en casa promueven el famoso “picoteo”. Opta por comprarlos sólo para ocasiones especiales y procura que tu carrito de supermercado sea lo más parecido al Plato del Bien Comer.
Planea el menú semanal y lleva una lista de los artículos necesarios. Conoce nuevos productos e incluye alimentos de buena calidad nutrimental como por ejemplo verduras y frutas de temporada, cereales integrales, tortillas, avena, huevo, leche de vaca, yogurt, queso, nueces, frijoles, carnes con poca grasa y pescado.

Lonchera saludable

No sólo es importante cuidar lo que comen sino también lo que beben, por eso, deberás incluir (a diario) agua natural en la lonchera y evitar enviar bebidas azucaradas como jugos procesados, refrescos o coloridos polvos que se convierten en agua de sabor. Una nutritiva opción son las leches en cuartito pues además de nutrir también hidratan. ¿Y, si te pide leche saborizada? Se vale, pero eventualmente. Compara y elige aquellas con poca azúcar.

Leer: Cómo preparar un saludable refrigerio escolar

¡A moverse!

La actividad física en los niños es fundamental. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), es recomendable realizar 60 minutos de actividad física diaria. Considera realizar ejercicios aeróbicos, de fuerza muscular y fortalecimiento óseo. 
La buena hidratación (con agua simple) y el descanso (entre 8 y 11 horas por día) también juegan un papel fundamental en el buen desarrollo de tus hijos. Recuerda que los buenos hábitos a futuro se convierten en buenos valores.

Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos.

Cómo evitar que nuestros pequeños ganen peso durante las vacaciones

En estos tiempos ya no sólo nos preocupamos por el qué hacer de nuestros hijos durante mes y medio de vacaciones, también por lo que comen durante este periodo. 

Modifican horarios de sueño y de comida, se quedan en pijama todo el día, ven más televisión, eso sí teniendo a la mano galletas, frituras, refrescos, cereales azucarados, y uno que otro pastelito ¿por qué no? “si los niños pueden comer de todo” (dirían mis tías).

Hoy en día se sabe que el exceso en el consumo de alimentos “paquete” no sólo hacen ganar kilos a los pequeños. Los riesgos asociados con la mala nutrición son muchos, incluyen obesidad, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes, depresión, caries, anemia y por si fuera poco, resultan blanco perfecto para ser bulleados.

Y, ¿cómo evitarlo? 

1. Evita comprar comida paquete.

Si tu hijo está acostumbrado a consumir este tipo de productos con regularidad no se los puedes quitar de un día a otro, pero si puedes ir limitando su compra. Si no lo tienes en casa, difícilmente lo comerá. 

2. Aumenta la actividad física.

Verano no sólo significa descanso y comedera, también implica actividades al aire libre donde tus hijos podrán cumplir con sus 60 minutos de actividad física recomendada. 

3. Realiza comidas en familia.

Aunque te suene raro, comer en la mesa y en familia hace una gran diferencia en la manera de nutrirnos además de fomentar buenos hábitos alimentarios. 

4. Establece horarios de comida. 

El cuerpo está acostumbrado a recibir su dotación de nutrientes a determinadas horas y el no hacerlo provoca ansiedad, cambios en el ciclo de sueño, alteraciones metabólicas y por ende aumento de peso. 

5. Procura tener a la mano colaciones saludables.

Como barras de amaranto, palitos de jícama, zanahoria y pepino, fruta, palitos de pan con jocoque, charales con chilito, banderillas de fruta, frutos secos, etc.

6. ¿Y de tomar? Agua simple. 

Acostúmbralo a acompañar sus comidas con agua simple y “eventualmente” con otro tipo de bebida.

De ti depende el sano crecimiento y desarrollo de tus hijos, recuerda que tanto chicos como grandes “Somos lo que comemos vs lo que nos movemos”.

¿Cómo debe comer un adolescente?

En cada etapa de la vida tenemos distintos requerimientos nutrimentales y los adolescentes se caracterizan –además de tener pésimo humor- por comer mucho. Esto se debe a que sus necesidades calóricas se incrementan por el acelerado proceso de desarrollo y crecimiento.

En este periodo se presenta un importante desarrollo físico, por lo que las recomendaciones se basan en garantizar que dicho desarrollo se lleve a cabo correctamente.

NUTRIMENTOS A CUIDAR

Proteína

¿Sabías que en esta etapa los adolescentes (casi) duplican su masa muscular?, además de que los órganos internos aumentan de volumen. Por esta razón necesitan aumentar su ingesta de proteína.

Las principales fuentes de proteína son: lácteos, carnes, pescados, huevos, cereales, leguminosas y frutos secos.

Calcio

La masa esquelética aumenta 50% por lo que el calcio es fundamental en este proceso. En las mujeres también es necesario para mantener las reservas adecuadas durante etapas de grandes demandas como embarazo y lactancia.

Las principales fuentes de calcio son: lácteos, tortillas de maíz nixtamalizado, charales, boquerones y amaranto.

Hierro

Aumenta el volumen de sangre. Las mujeres requieren mayor cantidad ya que tienen pérdidas del mineral por la menstruación.

Las principales fuentes de hierro son: carnes, vísceras, huevo, oleaginosas, leguminosas, cereales y algunos vegetales verdes como la espinaca.

Zinc

Necesario para la maduración sexual. Fuentes principales: carnes, cereales integrales, germen de trigo, levadura, ostiones, huevo y oleaginosas.

Sugerencias en la alimentación del adolescente

  • Las recomendaciones dietéticas deben ser individualizadas ya que dependen de muchos factores, entre ellos, talla y actividad física.
  • Realizar de 3 a 4 comidas diarias y 1 o 2 colaciones saludables.
  • No brincarse el desayuno.
  • Procurar no comer tanto alimento paquete y bebidas azucaradas.
  • No comer frente al televisor ni a la computadora.
  • Niñas, consideren que el exceso de sodio (chilitos, embutidos y comida paquete) promueve la -nada deseada- piel de naranja.
Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos.

10 recomendaciones para una buena nutrición infantil

1. Considera el desayuno la comida más importante del día

Explica al pequeño que al igual que los autos, nuestro cuerpo necesita cargarse de energía para poder funcionar correctamente, y el desayuno es la comida más importante del día, ya que después de tantas horas de sueño amanecemos con la reserva baja.

Los lácteos son excelente opción para este tiempo de comida ya que son buena fuente de proteína y de hidratos de carbono.

2. Haz divertida la hora de la comida.

Si bien cuando nos sentamos a la mesa nos tenemos que sentar “a comer”, hacer este momento ameno no es difícil. Escucha y comparte las experiencias del día, hazle saber lo importante que es disfrutar ese momento juntos. Evita regaños y discusiones.

3. Da variedad y color a sus platos

Para evitar pasar horas en la mesa con el típico ¡eso no me gusta! procura platos coloridos, variados, divertidos y con un toque de creatividad. Por ejemplo, convierte esa aburrida milanesa en una carita feliz. Utiliza rodajas de zanahorias para los ojos, una bolita de aguacate para la nariz, jitomate en la sonrisa y  germen de alfalfa como cabello. Además de divertido invitas sutilmente al niño a probar otro tipo de alimentos.

4. Considera la importancia de los hidratos de carbono

Un poco más de la mitad de las calorías deben provenir de hidratos de carbono como el arroz, la pasta, los cereales integrales, las verduras y las frutas.   

5. Incluye al menos 5 porciones de verdura y fruta en su alimentación

Son la principal fuente de vitaminas, minerales y fibra, ¡es fácil llegar a la cuota! Aprovecha la gran diversidad con la que cuenta nuestro país.

6. Ofrece alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3

Los ácidos grasos Omega 3 aportan grandes beneficios a la salud de los pequeños.Se encuentran principalmente en: aceites de semillas (cártamo, girasol, maíz, soya), pescados grasos (atún, sardina, salmón, arenque), oleaginosas (nuez, almendra, pistache, semillas, linaza, chía), aguacate y algunos cereales de grano entero.

7. Disfruten de colaciones saludables y nutritivas

Acostúmbralos a llevar siempre con ellos un recipiente con colaciones ricas y nutritivas como:

  • Palomitas de maíz hechas en casa

  • Bolitas de frutas y/o verduras

  • Frutos secos con nueces

  • Amaranto con miel

  • Yogur

8. Haz del agua simple su bebida favorita

Es necesario que nuestros pequeños se acostumbren a acompañar sus alimentos con agua simple.

9. Cepilla los dientes al menos dos veces por día

La mejor manera de mantener una bella sonrisa en nuestros pequeños es vigilando que mantengan un buen aseo bucal.  Por lo menos, dos veces por día. Evita caries y recuerda que una buena nutrición comienza por la boca.

10. ¡A moverse!

Además de la actividad física que desempeñe el pequeño, procuren paseos familiares, caminatas, colaboración con las tareas del hogar, etc. Hazle saber la importancia que tiene el ejercicio físico para

No quieras modificar los hábitos y la conducta alimentaria del niño de un día para otro, para obtener resultados permanentes deberás ir poco a poco. Recuerda que, una vez encaminados, les será difícil soltar el hábito.

Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos.



Lonchera saludable

¿Qué le mando de lunch? Una de las preguntas que con mayor frecuencia nos hacemos como padres. Si bien el refrigerio escolar es un pequeño tiempo de comida entre el desayuno y la comida, en muchas ocasiones resulta complicado armar opciones nutritivas, variadas, prácticas y que resulten atractivas a los ojos del niño.

Porque saludable no significa aburrido, te comparto algunas divertidas opciones de lunch escolar.

 

 

 

Lunes (280 kcal.)

  • Cuadritos de queso panela

  • Figuritas (hechas con un corta galletas) de pan integral con una cucharadita de crema de avellanas.

  • ½ manzana

Martes (290 kcal.)

  • ½ taza de jícama con limón y chile piquín

  • Wrap de pechuga de pollo con lechuga (aderezado con hummus o jocoque en lugar de mayonesa)

  • 10 almendras

Miércoles (290 Kcal.)

  • Cadenita de pepino con dip de chamoy (quita el centro al pepino, córtalo en círculos y haz una pequeña incisión para unir los eslabones)

  • Estrellas con jamón de pavo, pan integral y queso manchego (utiliza el corta galletas)

  • Media taza de moras

Jueves (290 Kcal.)

  • 10 zanahorias tipo baby con dip de yogur

  • Burrito de frijoles y pollo deshebrado

  • Gajos de naranja

  • Viernes (280 Kcal.)

  • Sándwich con ensalada de atún a la mexicana

  • Bolitas de melón

Viernes (250 Kcal.)

  • 4 galletas saladas

  • ½ taza de ensalada de atún c/chícharos, zanahoria, papa 1 cucharadita mayonesa light

  • 1 mandarina

  • Agua de limón “ligeramente” endulzada

 

¿Y de beber?

Agua, el lunch siempre debe ir acompañado con agua simple.


Relacionado: ¿Cómo preparar un saludable refrigerio escolar?