Beneficios del té verde

Té verde beneficios.jpg

Después del agua natural, el té verde es considerado una de las bebidas más saludables del planeta, ya que entre sus componentes principales se encuentran polifenoles pertenecientes a la familia de las catequinas, sustancias con propiedades antioxidantes; éstas han mostrado tener actividad antidiabética, antibacteriana, antiinflamatoria y anti obesidad.

Los antioxidantes contenidos en el té verde están relacionados en la prevención de afecciones como cáncer, enfermedades cardiovasculares y trastornos neurodegenerativos.

Control de peso

Seguramente has visto que la mayoría de los suplementos para perder peso incluyen té verde, esto se debe a que contiene sustancias que mejora el rendimiento deportivo y favorecen la pérdida de grasa corporal.

Un estudio de la Universidad Cheng Kung en Taiwán observó que las personas que bebieron por más de diez años cerca de dos tazas de té verde (434 ml), tenían menos grasa corporal y cinturas más pequeñas en comparación con aquellas que no beben té verde habitualmente.

Riesgo cardiovascular

¿Sabías que los bebedores de té verde tienen hasta 31% menos de riesgo de enfermedad cardiovascular?

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en México y el té verde puede mejorar algunos de los principales factores de riesgo de estas enfermedades, pues contribuye a mantener estable los niveles de colesterol y triglicéridos.

Función cognitiva

El té verde no solo ayuda a despertar, también, mejora las funciones cognitivas que incluyen un mejor estado de ánimo, atención, tiempo de reacción y memoria. Si bien no contiene tanta cafeína, es suficiente para mantenernos alerta sin provocar la famosa nerviolera que -en ocasiones- da el café. Contiene L-teanina, un aminoácido con efectos anti-ansiedad y que puede funcionar sinérgicamente con la cafeína para mejorar la función cerebral.

Cáncer

Es bien sabido que el daño oxidativo contribuye al desarrollo de algunos tipos de cáncer, y que los antioxidantes pueden tener un efecto protector. Diversos estudios muestran que las mujeres que beben té verde tienen 22% menos riesgo de desarrollar cáncer de mama, y los hombres 48% menos riesgo de padecer cáncer de próstata.

¿Y qué hay de la cafeína?

Ojo. La ingesta de altas dosis de cafeína (400 mg por día) está relacionada con efectos secundarios tales como presión arterial elevada, ansiedad, palpitaciones, dolor de cabeza y mareos.

Ojo. La ingesta de altas dosis de cafeína (400 mg por día) está relacionada con efectos secundarios tales como presión arterial elevada, ansiedad, palpitaciones, dolor de cabeza y mareos.

El té verde parece funcionar como una excelente terapia complementaria de bajo riesgo para varias afecciones y enfermedades, sin embargo, la bebida por sí sola no es mágica, es necesario mantener una dieta correcta acompañada de un estilo de vida saludable.

Este texto lo escribí para el suplemento Menú de el periódico El Universal. 

Omegas en la dieta

Omega en mla dieta.jpg

A diferencia de lo que muchos creen, los -famosos- omegas no son vitaminas, son un tipo de grasa (insaturada) contenida en alimentos a los que se les ha otorgado el reconocimiento de “grasas buenas”.

Las grasas son combinaciones de muchos ácidos grasos diferentes y se clasifican de acuerdo a su saturación, mientras más saturadas, más sólidas son a temperatura ambiente y resultan más dañinas al organismo. A las grasas mono y poliinsaturadas, es decir a los omegas 3, 6 y 9, se les atribuyen efectos benéficos a la salud.

No todo lo que brilla es oro

Seguramente has escuchado hablar maravillas de los omegas, y en efecto, ejercen un beneficio a la salud, pero es necesario aprender a diferenciar entre los tres tipos que existen, sus fuentes alimentarias y el balance que debe haber entre ellos.

OMEGA 9

También conocido como ácido oleico, de este omega se habla poco pues a diferencia del omega 3 y 6, el cuerpo lo produce aunque también puede obtenerse a través de la alimentación. Tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, se le atribuyen beneficios cardiovasculares y digestivos.

Fuentes: aceite de oliva (79% de sus ácidos grasos son omega 9) y girasol, nueces, avellanas, aguacate y aceitunas.

OMEGA 6

Es el más abundante en nuestra alimentación, se estima que la proporción de omega 6 a omega 3 en la dieta occidental es de 10 :1 cuando debería ser 4 :1. El desequilibrio de omega 6 y omega 3 produce inflamación y está asociado con mayor prevalencia de enfermedades crónicas, entre ellas enfermedad cardíaca y ciertos tipos de cáncer.

Fuentes: La mayoría de los aceites con los que se fríen los alimentos (maíz, girasol y cacahuete).

OMEGA 3

Benefician a su cerebro, al disminuir la pérdida de memoria y mejorar la condición de las enfermedades tales como el trastorno de déficit de atención con hiperactividad

Los beneficios a la salud del omega 3 se empezaron a estudiar tras observar que los esquimales, población que consume mucho pescado graso, presentó menor incidencia de enfermedad cardiovascular. Los efectos asociados a la ingesta de este tipo de ácidos grasos (EPA y DHA) se vinculan a:

  • Menor riesgo cardiovascular. Efecto antitrombótico, así como disminución de triglicéridos en sangre y colesterol LDL o “malo”.
  • Acción antiinflamatoria. Favorece a personas con artritis reumatoide, enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa.
  • Acción antitumoral. Disminución de cáncer de mama, colon y próstata.
  • Efectos benéficos a la salud -principalmente- neuronal del embrión durante el embarazo y del bebé en la lactancia.
  • Menor riesgo de hipertensión durante la gestación.

Fuentes: Pescados grasos como sardina, trucha, caballa, salmón, atún, lisa, jurel y arenque. Se encuentra en pequeñas cantidades en algunos aceites vegetales (como aceite de soya,  canola y girasol), semillas como chía y linaza, y alimentos adicionados como huevo y leche.

La Asociación Americana del Corazón recomienda comer pescado (especialmente pescado graso) por lo menos dos veces (dos porciones de 100g c/u) a la semana .

Al comprar un suplemento de omega 3 considera que:

  • El suplemento no sustituye una dieta correcta. No existe ninguna cápsula que te permita comer tacos de chicharrón con longaniza cuando tienes el colesterol elevado.
  • Vienen en diferentes dosis y tipos, no siempre tienen un buen balance de ácidos grasos o contienen diferentes ingredientes. Consulta con un profesional cuál es el indicado para ti.
  • Revisa la etiqueta nutrimental y los ingredientes del suplemento. Prefiere aquellos que solo aporten omega 3, es decir EPA y DHA.
  • Pueden causar efectos secundarios leves como malestar estomacal, eructos o sabor a pescado en la boca.
  • La ingesta diaria sugerida varía dependiendo de las características físicas de la persona, estado de salud y otras cuestiones.
  • En personas sanas se recomienda una ingesta de 250 a 500 mg por día y en personas con problemas cardiovasculares, de 1 a 2 g. Consumir más de 3 g puede traer efectos negativos a la salud.
  • Un buen suplemento de omega 3 es costoso.  

Este texto lo escribí para el suplemento Menú de el periódico El Universal

Cómo elegir un cereal de caja

Mjor cereal .jpg

Uno de los principales patrones de consumo alimentario en el desayuno de los mexicanos es el cereal con leche. Los pequeños en edad preescolar consumen diariamente el 7% de sus calorías totales en cereales de caja, tristemente esta energía proviene -en su mayoría- de azúcares simples, ingrediente que ha contribuido al rápido crecimiento de la obesidad en todo el mundo.

El consumo de alimentos ultraprocesados e ha convertido en una práctica común, 58% de las calorías que consumen los mexicanos provienen de alimentos y bebidas envasadas. Si bien es cierto que todos los alimentos caben en una dieta sabiéndolos acomodar, hay algunos de los que abusamos, tal es el caso de los cereales de caja, que por sabor y comodidad se han convertido en una de las elecciones predilectas de chicos y grandes a la hora del desayuno dejando a un lado opciones -verdaderamente- nutritivas.

NO SOLO SE TRATA DE CALORÍAS

Hacer elecciones saludables en el pasillo de los cereales resulta todo un reto pues hay montones de cajas con diseños espectaculares y leyendas prometedoras, ¿cuál elegir? Generalmente, al comprar un alimento empaquetado solo nos fijamos en su contenido calórico, y dejamos a un lado lo que verdaderamente debemos revisar: los ingredientes. Mientras menos ingredientes contenga un alimento procesado, mejor opción es.

Todos tenemos distintos gustos, necesidades y requerimientos nutrimentales, pero existen directrices que nos permiten hacer recomendaciones para población general, así que cuando compres un cereal de caja revisa que:

  1. El azúcar (o jarabe de maíz) no aparezca dentro de los primeros 5 ingredientes.

  2. Aporte menos de 10 gramos de azúcar, más de 4 gramos de fibra y hasta 150 miligramos de sodio por porción.

  3. El cereal no cambie el color de la leche.

No te dejes llevar por las leyendas “saludables” de los empaques, difícilmente encontrarás cereales comerciales con estas características, por lo que mi recomendación es incluir cereales como avena de grano entero, quinoa o amaranto, así, podrás darle más nutrición y un mejor sabor a tus desayunos.

De acuerdo a una investigación del Instituto Nacional de Salud Pública y de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de la Universidad de Londres, de 371 cereales comerciales que se venden en supermercados en México, el 69% no son saludables y portan leyendas nutrimentales engañosas que desorientan al consumidor.

RECOMENDACIONES PARA EL CONSUMO DE CEREALES DE CAJA

  • No agregues azúcar o miel al cereal.
  • Incluye fruta fresca como fresas, moras o manzana. También, puedes agregar nueces o almendras. Ojo con la porción.
  • Utiliza una taza medidora para moderar la porción que es de 30 g (½ taza)
  • Preferentemente, consume el cereal por la mañana.

El cereal de caja no es “malo”, pero tampoco es la mejor opción para desayunar, incluye ocasionalmente este tipo de alimentos. Revisa los ingredientes, no las calorías ni las leyendas “saludables” de los empaques y recuerda que el bien comer, es un placer.

ESte texto lo escribí para el suplemento Menú de El Universal. 

¿Son necesarios los suplementos vitamínicos?

Necesito Suplementos?.jpg

Una de las preguntas que con mayor frecuencia me hacen es sobre la necesidad de incluir suplementos vitamínicos en la dieta, ¿en realidad son necesarios? Respuesta rápida: depende. Si tu alimentación es variada, equilibrada, inocua e incluye los tres grupos de alimentos del Plato del Bien Comer, en las cantidades necesarias, no es necesario.

La mejor fuente de vitaminas, minerales y fitonutrientes es y será -siempre- a través de la alimentación, pero en algunos casos, la suplementación sí está indicada, sobre todo si consideramos que 75% de la población mundial no cumple con las recomendaciones diarias (5 porciones o 400 g) de verduras y frutas que dicta la Organización Mundial de la Salud. Aproximadamente 1.7 millones (2.8%) de las muertes en todo el mundo son atribuibles al bajo consumo de vegetales.

Los suplementos vitamínicos ayudan a reducir la brecha nutrimental que hay entre lo que comemos y lo que debemos comer. Son ideales en personas que necesitan vitaminas de forma adicional, ya sea porque no pueden comer suficientes alimentos para obtenerlas o porque su cuerpo es incapaz de procesarlas y absorberlas directamente de los alimentos.

Aprende a elegir

Típico que entras a la tienda de vitaminas y no sabes cuál elegir, ¡hay muchas!

Esta semana fui invitada a Buena Park, California, al Centro para la Salud Óptima Nutrilite donde, además de visitar sus laboratorios y conocer todo el proceso de elaboración (de la semilla a la pastilla), tuve la oportunidad de platicar con parte del equipo de investigación como el Dr. Kevin Gellenbeck y la Bióloga Jennifer Kim Dang quien nos habló sobre la reformulación de su multivitaminico Double X, un concentrado de 22 diferentes verduras y frutas para personas con mayores requerimientos y/o que no los pueden obtener a través de la dieta.

IMG_7691.jpg

Estas pequeñas pastillas aportan lo mejor de la ciencia y de la naturaleza, contienen 12 vitaminas, 10 minerales y fitonutrientes orgánicos. No incluye sustancias artificiales, sus ingredientes provienen de granjas orgánicas certificadas.

Antes de comprar un suplemento:

  • Revisa la trazabilidad del producto (de dónde viene).

  • Verifica en la etiqueta los ingredientes y la concentración.

  • Indaga sobre los fabricantes y distribuidores del suplemento.

  • Pide al vendedor información sobre controles que corroboren que los ingredientes utilizados sean seguros, así como las pruebas que sustenten su eficacia.

  • Asegúrate que no contenga sustancias raras o prohibidas y que esté avalado ante las instituciones correspondientes como la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS).

5 mitos sobre los carbohidratos

Mitos Carbos.jpg

Los -temidos- hidratos de carbono mejor conocidos como carbohidratos son uno de los tres macronutrimentos indispensables para mantener una buena salud y por ende una buena nutrición. Son la principal fuente de energía para el cerebro y el sistema nervioso, se encargan de suministrar la glucosa necesaria para mantenernos bien y de buen ánimo.

Para perder peso es necesario dejar los carbohidratos

Eliminar el consumo de carbohidratos es uno de los métodos más eficaces en la pérdida de peso, pero no necesariamente en la pérdida de grasa. Al eliminar los carbohidratos el cuerpo comienza a utilizar la grasa como energía y esto provoca pérdida de agua y por tanto de peso. Considera que cualquier dieta que excluya algún grupo de alimentos puede resultar perjudicial a la salud.

Los carbohidratos están prohibidos en personas con diabetes

Falso. Al igual que las proteínas y las grasas, los carbohidratos son necesarios en la dieta diaria. Las personas que viven con diabetes deben llevar un mejor control en la ingesta de carbohidratos, pero esto no significa que no los puedan comer. Lo que afecta los niveles de glucosa en sangre es la cantidad y el tipo de carbohidrato que se consume.

El pan integral no engorda

Falso. Los dos aportan casi las mismas calorías e incluso el integral un poco más. La diferencia entre ambos panes está en la calidad nutrimental. El pan elaborado a base de granos enteros aporta antioxidantes, vitaminas, minerales y hasta 4 veces más fibra que el pan blanco.

No debes cenar carbohidratos

Uno de los mitos más recurrentes es el de cortar los carbohidratos a partir de media tarde para evitar ganar peso. Disminuir (no eliminar) los carbohidratos por la noche puede ser de ayuda para personas que realizan poca actividad física, pero sería irresponsable generalizar. Lo cierto es que los carbohidratos se convierten en glucosa para obtener energía, si ésta no es utilizada se almacena en forma de grasa.

Hay carbohidratos buenos y carbohidratos malos

Si bien no existen carbohidratos buenos o malos como tal, existen alimentos que nutren poco y engordan mucho, tal es el caso de las harinas refinadas, las bebidas azucaradas, así como la bollería y las frituras en general.

Se consideran como carbohidratos “buenos” aquellos que además de aportar nutrimentos (principalmente vitaminas del complejo B), son ricos en antioxidantes y fibra.

Carbohidratos a elegir:

  • Verdura y fruta. Además aportan vitaminas, fibra y agua.

  • Tubérculos como papa y camote.

  • Maíz en todas sus presentaciones: elote, palomitas hechas en casa, tortilla, tostada deshidratada, etc.

  • Avena de grano entero (natural/ sin azúcar añadida).

  • Tlacoyos (no fritos). Además de deliciosos, son buena fuente de antioxidantes.

  • Pasta, preferentemente de tipo integral.

  • Pan de grano entero (preferentemente artesanal, no de paquete).

  • Amaranto o quinoa. Tienen propiedades nutrimentales muy similares.

  • Arroz integral / salvaje.

  • Salvado de trigo.

El bien comer es un placer.

Este texto lo escribí para el suplemento Menú de El Universal. 

¿Inflamación o kilos de más?

Inflamación o kilos.jpg

Típico que despiertas con abdomen de lavadero y para la media tarde ya te tienes que desabrochar el pantalón. ¿Qué tan normal es que esto suceda? Casi el ochenta por ciento de la población sufre de algún problema digestivo, los malos hábitos alimenticios conllevan distintas consecuencias como agotamiento, aumento de peso, ralentización del metabolismo y alteración de la salud digestiva, lo que implica al famoso botonazo.

¿Sabías que la distensión abdominal puede aumentar el perímetro de la cintura hasta 12 cm durante el día?

El aumento de peso o talla no solo se debe a comer de más, existen otros factores como retención de líquidos, estreñimiento, problemas hormonales, enfermedades gastrointestinales e incluso el estrés puede provocar que nuestra cintura se agrande.

Para entender la diferencia entre aumento de peso e inflamación, observa qué tan rápido surge esta ganancia. Si aumentas entre uno o dos kilos en menos de 24 horas, definitivamente se debe a retención de líquidos, si no ganas peso pero tienes el abdomen abultado puede ser el resultado de una mala salud digestiva, pero si la ganancia de peso es de kilo a kilo y medio por semana, probablemente se deba a que estás consumiendo más calorías de las que necesitas, es decir, estás engordando.

¿Cómo combatir la hinchazón?

  • Evita los alimentos empaquetados pues suelen ser ricos en sodio que favorece la retención de líquidos.

  • Aumenta el consumo de alimentos ricos en magnesio (nueces, verduras de hoja verde, hojuelas de avena, chocolate 70% cacao), vitamina  B6 (plátanos, papas con cáscara, yogur, yema de huevo), potasio (jitomate, aguacate).

  • Utiliza hierbas como diente de león, hinojo, perejil, cola de caballo, actúan como diuréticos naturales.

  • Bebe más agua. Paradójicamente esto te ayudará a reducir la retención de líquidos.

¿Cómo combatir los problemas digestivos?

  • Aumenta el consumo de alimentos ricos en fibra como verduras, frutas y cereales integrales.

  • Evita el uso constante de antibióticos.

  • Incorpora probióticos a la dieta. Las mejores fuentes alimentarias son yogur, kefir, col fermentada, miso y té kombucha.

  • Elude situaciones que te provoquen estrés.

Sabías que el malestar digestivo afecta dos veces más a mujeres que a hombres, aunque sean los hombres quienes sufran mayores problemas de indigestión.

¿Cómo combatir los kilos de más?

  • Evita el consumo de bebidas azucaradas, prefiere agua natural.

  • Disminuye el consumo de azúcares, harinas refinadas y grasas como manteca, margarina, crema ácida y embutidos.

  • Muévete más. La actividad física no solo ayuda a mantener un peso saludable, también a reducir el estrés.

  • Duerme de seis a ocho horas diariamente. Existe una estrecha relación entre falta de sueño y kilos de más.

Piña para la barriga

Este delicioso fruto posee bromelina, una enzima con actividad proteolítica, es decir, que mejora la digestión de las proteínas y disminuye la inflamación. ¿Será la razón por la que los tacos al pastor llevan piña? Si consumes piña antes o durante un rico asado, puedes ayudar a facilitar la digestión. También es considerado un alimento depurativo pues evita la retención de líquidos y aporta importantes cantidades de fibra.

Este texto lo escribí para el suplemento Menú de El Universal

La clave está en el equilibrio

Equilibrio. DisfrutandoEsMásFácil.jpg

El típico: “El próximo lunes comienzo la dieta” es un clásico, ¿a poco no? Lo preocupante del asunto es que ese famoso lunes nunca llega. Estamos a pocos días de dar el banderazo de inauguración del famosísimo (y no sé si tan esperado) Maratón Guadalupe- Reyes, por tanto, estás a escasos 50 días para ponerte las pilas.

La clave no está en dejar de comer sino en mantener hábitos de vida saludable a través de un buen EQUILIBRIO en la alimentación. Aquí 5 sencillos consejos:

1. Bebe muchos líquidos

Mantener una buena hidratación no solo es importante para el buen funcionamiento del organismo, beber suficiente agua natural nos permite eliminar desechos del cuerpo, conservar una buena salud digestiva y reemplazar o evitar calorías innecesarias, esto gracias a que tomar líquidos -sobre todo- antes de comer favorece una rápida saciedad y por tanto nos incita a comer menos.

El segundo líquido más recomendado después del agua natural es la matcha o el té verde, pues además de su riqueza en antioxidantes, diversos estudios muestran cómo esta deliciosa bebida puede ser útil en la prevención de la obesidad.

2. Aumenta el consumo de proteína

Ojo. esto no significa que vas a desayunar batidos proteicos acompañados de 10 huevos y dos bisteces. Todo en exceso es dañino. La recomendación es incluir este grupo de alimentos en todas tus comidas, incluso en las colaciones o snacks pues se trata de alimentos con moléculas más difíciles de romper, y por tanto mantienen el hambre a raya por un buen rato. Prefiere proteínas como: yogur griego, semillas, nueces, pechuga de pollo o pavo, pescados grasos como el atún o el salmón, y carnes magras como el filete de res.

Leer: Yogur como alimento clave en tu alimentación

3. Más verdura, menos fruta

La Organización Mundial de la Salud recomienda la ingesta diaria de 5 porciones o 400 gramos de verduras y frutas por día. La papa, el camote, la yuca y el elote no entran en esta recomendación. Lo ideal es consumir 3 porciones de verduras de color como la zanahoria, la berenjena o el chayote, dos porciones de fruta y verduras de hoja verde como la espinaca, lechuga, berro, perejil, etc. a libre demanda.

4. Incluye alimentos ricos en calcio

Diversas investigaciones* publicadas en revistas de divulgación científica han relacionado ingestas altas de calcio (1,300 mg) con una menor ganancia de peso corporal. Prefiere lácteos bajos en grasa como es el caso de alguno yogures, leche descremada y quesos frescos.

Leer: ¿Son buenos los lácteos?

5. Descansa

De nada sirve que lleves una dieta de diez si no duermes lo suficiente. La recomendación es dormir más de 7 horas diariamente. La falta de descanso promueve la ganancia de peso corporal, así que ¡a dormir! (y sí, sí se valen las siestas).

Leer: ¿Cómo influye el estrés es el peso?


Referencias calcio y control de peso:

  1. Davies KM, Heaney RP, Recker RR, Lappe JM, Barger-Lux MJ, Rafferty K, et al. Calcium intake and body weight. J Clin Endocrinol Metab 2000;85:4635-8. [PubMed abstract]

  2. Heaney RP. Normalizing calcium intake: projected population effects for body weight. J Nutr 2003;133:268S-70S. [PubMed abstract]

  3. Parikh SJ, Yanovski JA. Calcium intake and adiposity. Am J Clin Nutr 2003;77:281-7. [PubMed abstract]

  4. Zemel MB, Shi H, Greer B, DiRienzo D, Zemel P. Regulation of adiposity by dietary calcium. FASEB J 2000;14:1132-8. [PubMed abstract]

Dieta y cáncer de mama

Dieta y Cáncer de mama.jpg

El cáncer de mama es la neoplasia más frecuente en la población mundial con una prevalencia de 36.3% y es la causa con mayor mortalidad en la mujer  (14.7%). Los países desarrollados (excepto Japón) presentan mayor incidencia.

Aunque se sabe que el cáncer de mama es una enfermedad multicausal, una dieta correcta puede ayudar a mejorar la calidad de vida, mantener una buena nutrición y un peso saludable.

Reducir la grasa corporal puede ayudar a reducir el nivel de estrógenos, hormonas sexuales femeninas asociadas con un mayor riesgo de ciertos cánceres. Para ello, las opciones en tu alimentación pueden marcar la diferencia.

  • Acerca tu alimentación a lo más natural posible y reduce el consumo de alimentos empaquetados.
  • Evita el consumo frecuente de alimentos fritos, capeados, ahumados o tostados (quemados).
  • Limita el consumo de carne roja. Elige cortes bajos en grasa como la falda, el filete o el cuete.
  • Prefiere siempre, siempre agua natural a bebidas azucaradas.  
  • Aumenta el consumo de alimentos ricos en vitaminas y antioxidantes, como: fresas, moras, frambuesas, guayaba, nopal, limón, granada, brócoli, verduras de hoja verde, aguacate, aceite de oliva, ajo, chía, nueces y leguminosas (frijol, haba, lenteja, garbanzo).
  • Consume alimentos ricos en Omega 3.

Cabe mencionar que ningún alimento (o suplemento) por sí solo va a mejorar o a cambiar la condición de la enfermedad. Es necesario que el paciente se someta a un tratamiento integral guiado por un médico.

Y, ¿qué hay de la soya?

De acuerdo a Clínica Mayo, la ingesta de soya ejerce un papel protector en mujeres premenopáusicas. The American Institute for Cancer Research señala que una o dos porciones de alimentos con soya por día no aumentan -y pueden disminuir- el riesgo de cáncer de mama.

Una porción de soya es:

  • ⅓  taza de nueces de soya
  • ½  taza de edamames
  • 1 taza de leche de soya. Prefiere siempre en la versión sin azúcar

Jugos reparadores

Jugos reparadores.jpg

Los llamados “jugos verdes” han tomado importante relevancia en nuestra dieta diaria pues resultan una bomba de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, nutrimentos benéficos para mantener niveles óptimos de colesterol.

No todo lo que brilla es oro, y no todo el colesterol es malo. Seguramente has escuchado hablar del colesterol bueno (HDL) y el colesterol malo (LDL). Para lograr entender mejor a ambos, imagina al colesterol LDL o “malo” como un camión de basura que va tirando desechos por nuestras arterias tapándolas poco a poco, mientras el colesterol HDL o “bueno” actúa como carro barredora que levanta dichos sedimentos, de ahí la importancia de mantener el HDL alto.

Los milagros no existen, las recetas saludables sí

Las virtudes de los jugos anti colesterol se atribuyen 100% a la funcionalidad de los alimentos que incorporas y al modo de preparación, por lo que es necesario que sigas las siguientes recomendaciones:

  • Lava y desinfecta todas las verduras y frutas.
  • Licúa los ingredientes con agua.
  • No es recomendable el uso del extractor.
  • Prefiere verduras y frutas de temporada.
  • Emplea vegetales crudos y con cáscara (si es posible).
  • Evita frutas enlatadas o en conserva.
  • Elige una fruta por al menos dos verduras.
  • No colar.
  • Si decides endulzar, prefiere miel o azúcar morena en lugar de azúcar refinada.
  • Para que el jugo conserve sus propiedades, es necesario consumirlo inmediatamente después de prepararlo.
  • Puedes utilizar té verde sin azúcar (frío) en lugar de agua.

5 opciones de jugos para mantener a raya los niveles de colesterol

Manzana, pepino, semillas de chía y hojas de menta

La manzana es considerada un alimento anti colesterol por su alto contenido en pectina, una sustancia pegajosa que ayuda a encapsular el colesterol y los ácidos biliares para ser rápidamente eliminados del organismo. El pepino es rico en potasio, mineral asociado a reducir el riesgo de hipertensión arterial. La chía es rica en Omega 3 aumenta los niveles de HDL o “colesterol bueno”. La menta reduce la irritación intestinal y favorece la digestión.

Tip: Elige pepinos de color verde oscuro, cáscara tersa, brillante y consistencia dura. Evita los pepinos que estén con abolladuras.

Espinaca, piña, nopal y semillas de linaza

La espinaca contiene folatos que ayudan a bajar los niveles de un aminoácido llamado homocisteína. Niveles altos de homocisteína en la sangre pueden dañar el recubrimiento de las arterias. La piña posee bromelina, una enzima que mejora la digestión de las proteínas y disminuye la inflamación. El nopal reduce las concentraciones de glucosa, triglicéridos y colesterol en sangre. Las semillas de la linaza absorben agua y crean un gel (mucílago) que actúa como barrera protectora para evitar la acumulación de colesterol.

Tip: Es preferible elegir nopales sin espinas, de tamaño mediano, que no esté demasiado gruesos.

Betabel, perejil, naranja y chía

El betabel además de ser rico en fibra actúa favorablemente sobre los niveles de presión arterial y glucosa. El perejil es considerado el rey de los antioxidantes, posee virtudes antiinflamatorias, evita la retención de líquidos y estimula el buen funcionamiento del riñón. La naranja posee flavonoides, un fitoquímico que evita el depósito de LDL o “colesterol malo” y reduce fabricación de colesterol en hígado.

Tip. Para mantener fresco el perejil salpícalo constantemente con agua, envuélvelo en toallas de papel y refrigerarlo en una bolsa de plástico.

Zanahoria, manzana verde, jengibre y limón

Por su rico contenido en carotenoides, la zanahoria posee un poderoso efecto cardioprotector, previene la formación de ateromas lo cual logra disminuir los niveles de colesterol total. El jengibre resulta útil para combatir la indigestión y desinflamar. Además, posee cualidades antibacteriana y antivirales lo que ayuda a aumentar las defensas y a prevenir afecciones respiratorias. De acuerdo a la Asociación Americana del Corazón, incluir regularmente frutos cítricos, como el limón, puede reducir la probabilidad fe padecer un accidente cerebrovascular.

Tip. Elige zanahorias de tamaño mediano, consistencia dura y color intenso. Evita comprar las de apariencia reseca o que estén agrietadas, tengan manchas obscuras o se sientan blandas.  

Frutos rojos, avena y leche de almendra

Los frutos rojos contienen flavonoides, compuestos que destacan por su actividad antioxidante que ayuda a prevenir algunos tipos de cáncer. El beta- glucano es un tipo de fibra que se encuentra en abundancia en la avena y ha sido reconocido como un reductor de colesterol en sangre. La leche de almendras sin azúcar añadida ayuda a regular los niveles de colesterol alto y triglicéridos porque favorece una mejor absorción de azúcares y grasas, también es rica en vitamina E que inhibe la formación de colesterol en hígado.

Tip. Al comprar frutos rojos, escoge los que tengan color brillante y se sientan tiernos. Para conservarlos por más tiempo, los puedes congelar.

Es importante considerar que ningún alimento por si solo es responsable de la cura o prevención de trastornos o enfermedades. Si bien los alimentos y la salud mantienen una estrecha relación, factores como genética y estilo de vida influyen directamente en la salud de las personas. 

"Somos lo que comemos vs. lo que nos movemos"

Conoce verduras y frutas de temporada.

¿Qué tanto influye la microbiota en la salud?

Microbiota en la salud.jpg

La microbiota, antes conocida como microflora (pequeña flor) o flora intestinal significa «pequeño vivo» y refiere los miles de millones de bacterias que pueblan nuestro tubo digestivo. Hoy, los científicos consideran este ecosistema como un nuevo órgano, así es, como los pulmones, el corazón, los riñones o el hígado pues juega un importante papel en la salud.

Sistema inmunológico

Durante mucho tiempo se ha creído que la mayoría de las células del sistema inmunológico se encontraban en la sangre y en los huesos. Pues bien, esto no es verdad, ya que tres cuartas partes de estas células se encuentran en nuestro sistema digestivo. Es por ello que desde nuestro nacimiento, tanto el sistema digestivo como el sistema inmune, trabajan en conjunto. Se cree que, durante los primeros años de vida, nuestra microbiota favorece el correcto desarrollo de nuestro sistema inmunológico.

Cáncer

La microbiota intestinal juega un importante papel tanto en la prevención como en el desarrollo de cáncer -principalmente- colorrectal. Si bien hay mucho por investigar al respecto, mantener un correcto equilibrio e incrementar la diversidad de nuestras bacterias (a través de alimentos probióticos y prebióticos) puede disminuir el riesgo de padecer esta enfermedad.  

Sistema nervioso

¿Sabías que las bacterias de nuestra microbiota poseen la capacidad de actuar sobre nuestro cerebro sin necesidad de salir de nuestro tubo digestivo?

Por increíble que parezca, la relación que guardan las bacterias con el sistema nervioso es muy estrecha. De hecho, los científicos saben desde hace mucho tiempo que ciertas enfermedades neurológicas pueden ser causados por la actividad del tubo digestivo, bien decía Hipócrates: “Toda enfermedad comienza en el intestino”.

Leer: La conexión intestino- cerebro

Obesidad

Distintos estudios han puesto de manifiesto que las personas con obesidad muestran una microbiota intestinal diferente a los de constitución delgada, lo que podría interferir en el nivel de absorción y balance energético. Por otro lado, se sabe que la microbiota puede afectar el apetito y por tanto, el peso corporal.

Producción de vitaminas

Las bacterias intestinales son capaces de producir algunas vitaminas, como por ejemplo la vitamina K y ciertas vitaminas del grupo B.

La vitamina K es importante para la coagulación de la sangre. Algunos estudios sugieren que ayuda a mantener los huesos fuertes en los adultos mayores.

La vitamina B12 es indispensable para el crecimiento, el funcionamiento de todas nuestras células y el equilibrio de nuestro sistema nervioso. Por su parte, la vitamina B8 o Biotina es necesaria para el crecimiento de nuestras células, la síntesis y oxidación de grasas, así como en el metabolismo de proteínas e hidratos de carbono.

 

Gérard Corthier y Katerine Leverve. La microbiota, esas bacterias que nos benefician. Instituto Danone, México: Ediciones Un K´Noë dans les Cloups.

La comida tradicional mexicana no engorda

Comida Mexicana No Engorda.jpg

México goza de gran biodiversidad y por tanto de una inmensa -y deliciosa- gastronomía. Sin embargo, hemos hecho a un lado muchos de sus platillos por miedo a ganar peso o empeorar nuestros niveles de colesterol. La cocina tradicional mexicana no es tan engordante como se cree, por el contrario, la mayoría de sus platos son equilibrados y muy nutritivos.

TLACOYOS

OJO: Los tlacoyos de chicharrón aportan el doble de grasa y calorías.  

OJO: Los tlacoyos de chicharrón aportan el doble de grasa y calorías.  

Los tlacoyos de haba o de frijol son un excelente alimento pues aportan ingredientes de alta densidad nutrimental. Tanto el maíz como las leguminosas contienen sustancias bioactivas con efecto antioxidante e hipocolesterolémico, es decir que disminuye los niveles de colesterol LDL o “malo”.  Son ricos en fibra, lo que ayuda a mantener estables los niveles de azúcar en sangre y a regular el tránsito intestinal, además la combinación maíz- leguminosa construye proteínas de buena calidad.

Para obtener todos los beneficios antes mencionados, es necesario que los comas asados o al comal, no fritos.

Recomendaciones

  • Acompáñalos con ensalada, algunas opciones: aguacate, quelites, nopales o zanahoria rallada.
  • La salsa (preferentemente cruda) mejora la biodisponibilidad del hierro.
  • Son una excelente opción para colación de media mañana o media tarde.
  • Cambia la crema ácida por jocoque o queso cottage.
  • Prefiere queso fresco, de canasto o panela. Considera que al gratinarlos aumentará considerablemente su aporte de grasa y calorías.

POZOLE

Ojo. Los rábanos contienen yodo, nutrimento para el buen funcionamiento de la glándula tiroides.

Ojo. Los rábanos contienen yodo, nutrimento para el buen funcionamiento de la glándula tiroides.

Temido por algunos, amado por muchos. El pozole cumple con las recomendaciones del Plato del Bien Comer pues aporta los tres grupos de alimentos (verdura, cereal y proteína). Es fuente de energía, fibra y antioxidantes que ayudan a prevenir el daño oxidativo al que estamos expuestos, sobretodo en Ciudad de México.

Recomendaciones

  • Si estás cuidando la línea, sirve más caldo, menos granos y mucha lechuga.
  • Procura que sean proteínas magras como pechuga de pollo o si es de puerco, que sea sin cuerito.
  • No dejes a un lado el orégano, es un poderoso antioxidante que ayuda a atacar parásitos intestinales y aliviar el malestar gastrointestinal.
  • Modera el consumo de tostadas y prefiere aquellas que son horneadas.
  • Sustituye la crema ácida por jocoque o aguacate.

CHILES RELLENOS

El chile poblano es muy bajo en calorías y rico en vitamina C, potente antioxidante que -entre otras cosas- fortalece el sistema inmunológico y hace que se absorba mejor el hierro de los alimentos. También, aporta provitamina A que ayuda a las células de los ojos, dientes, huesos y piel. Generalmente se rellena de queso y se bañan en salsa de jitomate. Se suele acompañar de arroz y/o tortillas de maíz, lo que lo vuelve un platillo completo y equilibrado.

APORTE NUTRIMENTAL

Ojo. Otras opciones de relleno ligero son: atún a la mexicana, frijoles (sin manteca) o camarones.

Ojo. Otras opciones de relleno ligero son: atún a la mexicana, frijoles (sin manteca) o camarones.

Recomendaciones:

  • En lugar de freír, hornea los chiles.
  • Si estás en régimen de adelgazamiento prefiere chiles sin capear, así reducirás más de 200 calorías calorías y 20 g de grasa.
  • Considera que 1 de taza de arroz equivale a 3 tortillas de maíz, ¿qué prefieres?
  • Al bañarlo de salsa roja aumenta su poder antioxidante.
  • Si decides utilizar grasa, prefiere aceites vegetales como el de canola, maíz u olivo y evita la manteca.
El bien comer es un placer.

Este texto lo escribí para el suplemento Menú de El Universal. 

¡No te sales!

Sal vs Sodio.jpg

En 2013 se tomó la iniciativa de retirar los saleros de las mesas en los restaurantes, fondas y cocinas económicas de Ciudad de México, como medida de concientización del daño que hace este ingrediente a la salud, particularmente a personas con hipertensión. Lo paradójico en este asunto es que el mayor consumo de sodio es a través de alimentos procesados y no de la sal de mesa, por tanto, la moderación debe estar en este tipo de alimentos y no tanto en el salero.

Sal vs. sodio

Sodio y sal no significan lo mismo. El sodio es un nutrimento necesario para mantener la salud, es uno de los principales responsables de regular el equilibrio hídrico del cuerpo, ayuda en la transmisión de señales nerviosas y en las contracciones musculares. La sal (cloruro de sodio), es un ingrediente culinario libre de calorías pero rico en sodio. Cada gramo de sal aporta cerca de 400 miligramos de sodio, es decir, aproximadamente 40% de la sal está compuesta por este elemento.

¿Por qué debemos bajarle al sodio?

El consumo excesivo de sodio está relacionado con la elevación de la presión arterial. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016 (ENSANUT 2016), en México 25% de los adultos padece hipertensión arterial, menos de la mitad sabe que tiene la enfermedad y solo 6 de cada 10 recibe tratamiento adecuado.   

No te pases

Captura de pantalla 2017-09-14 a las 10.07.08 a.m..png
  • El cuerpo es capaz de deshacerse solo de cierta cantidad de sodio, cuando nos excedemos, aumenta el volumen sanguíneo y como resultado se eleva la presión arterial.
  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda reducir el consumo de sodio en los adultos a menos de 2,000 mg por día. En México consumimos alrededor de 3,400 mg diarios.

Es mejor saber que...

  • Más del 70% del sodio que consumimos proviene de alimentos procesados, 14% se encuentra en los mismos de forma natural, 5% de los saleros y 6% de preparaciones hechas en casa.  
  • Muchos alimentos con leyendas “saludables” o “light” como el queso cottage, la pechuga de pavo y algunas botanas bajas en calorías, son altas en sodio.
  • No solo los alimentos salados contienen sodio, la repostería es un ejemplo de alimentos dulces ricos en sodio.
  • La sal “light” sustituye parte del sodio por potasio lo que puede resultar perjudicial para personas con diabetes, cardiopatías o problemas renales. Consulta a tu médico.
  • La sal de mar, de grano, de roca o del Himalaya aporta casi la misma cantidad de sodio que en la sal comercial.

Prefiere hierbas en lugar de sal

  • Chile seco o fresco: en sopas, ensaladas y verduras.
  • Albahaca: en sopas, ensaladas, verduras, pescado y carnes.
  • Canela: en ensaladas, verduras, panes y bocadillos.
  • Clavo: en sopas, ensaladas y verduras.
  • Eneldo: en pescados, sopas, ensaladas y verduras.
  • Cilantro: en sopas, ensaladas, verduras y carnes.
  • Mejorana: en sopas, ensaladas, verduras, carne de res, pescado y pollo.
  • Laurel: en verduras, carnes, alubias y pastas.
  • Orégano: en sopas, ensaladas, verduras, carnes y pollo.
  • Perejil: en ensaladas, verduras, pescado y carnes.
  • Romero: en ensaladas, verduras, pescado y carnes.
  • Tomillo: en ensaladas, verduras, pescado y pollo.

OJO: Revisa la etiqueta nutrimental de los alimentos empaquetados que mayormente consumes, considera que cuando el valor de sodio sea menor a 1 gramo, éste se declara en miligramos, cuando es mayor se declara en gramos. Haz cuentas y ¡no te confundas!

Este texto lo escribí para el suplemento Menú de El Universal.